Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Asesinos en serie parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




8.- Perfil de asesinos



Los psicópatas tienen unas emociones muy particulares, marcado por la explotación insensible de los demás (falta de sentimientos de culpa) y la incapacidad para enfatizar con los demás, tienen ausencia de nerviosismo y vergüenza, egocentrismo e incapacidad para amar, gran pobreza de reacciones afectivas básicas, la temeridad y el comportamiento irresponsable, la ausencia de vínculos afectivos íntimos(falta de amor).

Al psicópata no le retienen imperativos morales, ni sentimientos de verdadera lealtad o de autentica intimidad. Esto le permite obrar como un depredador social satisfaciendo sus propias necesidades inmediatas sin tener en cuenta las consecuencias. Los psicópatas abundan entre los asesinos multicidas y más entre aquellos que dejan pasar un cierto tiempo entre un homicidio y otro. Cuando estos homicidas han cometido tres o más asesinatos reciben el nombre de “asesinos en serie”.

Pero no todos los asesinos en serie son psicópatas, también hay enfermos mentales: psicóticos y esquizofrénicos.

Los esquizofrénicos por ejemplo, escuchan voces que les dicen lo que tienen que hacer. Pero además, desarrollan una personalidad múltiple y de hecho se fascinan con sus propios crímenes una vez que los cometieron. Por eso es que la inmensa mayoría colecciona los recortes de la prensa, o un porcentaje menor se presenta como voluntario en la búsqueda del asesino.
“Hay que considerar con mucho escepticismo a la gente que se ofrece voluntariamente para colaborar con la búsqueda. Muchas veces el asesino decide formar parte del grupo. Brindará su ayuda. Es algo que le provoca una mayor emoción. Está impulsando las cosas hasta el límite. Seguramente piensa: miren a esos estúpidos policías. Yo lo hice y ellos no tienen ni la menor idea”, escribió John Missef, agente especial del FBI, en el Behavioural Science Unit.

La cuestión de la personalidad múltiple resulta inquietante, porque es uno de los principales motivos por los cuales es tan difícil atraparlos. Los asesinos seriales suelen ser personas muy formadas, muy lúcidas, que cometen sus crímenes siguiendo un patrón determinado por la particular lógica de la que, en algún punto, son víctimas. Pero en su “conducta pública” son seres humanos completamente normales, al menos en los aspectos que se
ven. Justamente este elemento genera en el imaginario colectivo una presunción macabra: cuando ven las fotos del autor de decenas de crímenes horrorosos esperando encontrarse con un sujeto de cara “lombrosiana” pero se encuentran con un amable señor de lentes y afeitado, la sensación es que cualquiera puede ser un asesino serial. Y cualquiera, además, puede ser víctima de uno de ellos.

“Los criminales en serie son sujetos queribles, agradables -dice Missef-. Resulta muy difícil que no nos caigan simpáticos. Los otros no lo son, tienen alguna alteración mental y el día menos pensado estallan. De modo que en el caso de los asesinos en serie no se trata de algo que tengan, sino de lo que son.”

Para peor, muchos de ellos no demuestran locura cuando se los descubre sino apenas (nada más ni nada menos) otro registro de la realidad, diferente al que la mayoría de la sociedad tiene. Por eso hasta se pueden permitir muestras de un humor negro raramente comprensible dadas las circunstancias. En el juicio en el que lo condenaron por el asesinato de más de veinte personas, John Wayne Gacy dijo después de escuchar la sentencia: “Realmente, nunca debió acusárseme de algo más que de regentear un cementerio sin licencia”.

Pero es posible que nos surgen millones de preguntas respecto a los asesinos, es más, ni los propios investigadores tienen claro cuales son las limitaciones de un asesino serial.

¿Es un criminal psicópata realmente distinto desde su mismo nacimiento? A la distancia de los hechos, muchos padres aseguran notar grandes diferencias en relación con el resto de sus hijos. A los tres años, Ted Bundy se coló a la recamara de su joven tía Julia y colocó cuchillos de cocina debajo de las sabanas en la cama; “estaba ahí parado, solamente hizo una mueca y se fue…” relató la tía años después.

¿Será posible afirmar que estos niños nacieron bajo la sombra del mal? El medio ambiente como factor no explica por si solo la aparición de la conducta criminal. Si existe alguna explicación genética, es una aguja dentro del pajar; una mutación muy discreta.

De hecho es muy difícil aceptar que haya familias de asesinos seriales. Aún no se tiene conocimiento del “gen asesino.” Aunque las investigaciones han revelado que hay ciertas tendencias genéticas que predisponen a conductas violentas. Lo que si es que malas semillas florecen en malos ambientes.

Desde un punto de vista biológico-genético las pruebas indican que el sistema nervioso del psicópata es distinto. Experimenta menos miedo y ansiedad que el común de las personas.
Con dos grupos de personas, unos normales y otros psicópatas, se realizó un estudio el cual consistía en hacer aprender cual de cuatro palancas encendía un cierto foco verde. Sin embargo al jalar la palanca equivocada ocurría una penalización (choque eléctrico.) Ambos grupos cometieron el mismo número de errores, pero el grupo sano aprendió rápidamente evitando los choques, mientras que a los sociópatas les tomó mucho mas tiempo lograrlo.

Justamente es esta necesidad por emociones fuertes, la que provoca que el psicópata busque situaciones peligrosas.

La genética y la fisiología son factores decisivos en el desarrollo de un asesino serial; sin embargo no son capaces de explicar todo. Los factores ambientales pueden crear o destruir por completo una personalidad psicópata.

Mediante el un estudio de EEG se ha descubierto que de 30-38% de los psicópatas tienen un patrón anormal de ondas cerebrales. Los infantes y los niños tienen baja actividad en sus ondas cerebrales pero esta se incrementa con la edad, no así con los asesinos seriales, en quienes la maduración toma un largo periodo de tiempo. Por eso los asesinos seriales no pasan (en la mayoría de los casos) de los 50 años.

A modo de ejemplo: Altos niveles de testosterona no resultan peligrosos, en tanto no se combine esa condición con un bajo nivel de serotonina porque las consecuencias pueden ser peligrosas. La testosterona se asocia a la necesidad de dominar (muchos atletas y hombres de negocio la poseen en alto nivel).

Sin embargo no todos pueden ser “el rey de la colina” dado que existen muchos mecanismos “freno”, entre ellos la hormona serotonina que mantiene estables los picos de tensión emocional.

Niveles anormalmente bajos de esta sustancia provocan que la frustración lleve a la gente hacia conductas agresivas y a periodos de sadismo. La detección de desajustes químicos implica que se requiere tratamiento médico.
Metales como el manganeso, hierro, cadmio y cobre han sido encontrados en altos niveles dentro del sistema de varios criminales violentos. El exceso de manganeso disminuye los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro, situación que representa el preludio de la violencia. El alcohol acentúa la contaminación por metales en sangre.

Por otra parte de acuerdo a varios investigadores, defectos en el cerebro o lesiones graves en el mismo son un factor presente en los casos de conducta violenta y/o psicópata. Lesiones en el hipotálamo, el lóbulo temporal o en la región límbica provocan desajustes en la conducta y/o en la personalidad.

Las ondas anormales provienen de los lóbulos temporales y del sistema límbico del cerebro, áreas que controlan la memoria y las emociones. Cuando el desarrollo de estas partes del cerebro esta frenado por causas genéticas y los padres del infante son abusivos, irresponsables o manipuladores, el escenario esta puesto para un desastre.

El hipotálamo regula el sistema hormonal y las emociones. El llamado “cerebro superior” tiene poco control sobre esta región. Y existe una gran cercanía física entre las regiones que controlan la sexualidad y la agresividad dentro del mismo hipotálamo. Esta región cerebral puede lesionarse a través de un accidente o por desnutrición.
El lóbulo temporal es más susceptible al daño físico debido a que la parte del cráneo que lo protege es muy delgada.

Las lesiones por golpe seco o trauma provocan en el afectado reacciones emocionales violentas. Generalmente las lesiones del lóbulo derivan en problemas de epilepsia.

El investigador Pavlos Hatzitaskos demostró que una gran porción de los condenados a muerte, tuvo severas lesiones cerebrales y que 70% de los pacientes que sufrieron algún daño cerebral, desarrollarán alguna conducta violenta. La mayoría de los asesinos seriales sufrieron lesiones en la cabeza durante las golpizas de que fueron objeto, golpes completamente accidentales, etc. Entre ellos tenemos a Leonard Lake, David Berkowitz, Kenneth Bianchi, John Wayne Gacy y a Carl Panzram.

También podemos clasificar a los asesinos seriales organizados y no organizados bajo una serie de características de su juventud.

Asesino organizado:



- El padre tenía un empleo estable y adecuado.
- El asesino no era una persona disciplinada.
- Tenía un comportamiento desconcertante, fácilmente externa enojo, frustración y miedo.
- Era considerado del lado de “los chicos malos”, identificado como chico problema.
- Era bueno para la escuela o el trabajo, pero no podía terminar una ni permanecer en el segundo.
- Puede ser alguien de extremada inteligencia.

Asesino desorganizado:



- El padre no tenía trabajo estable.
- Muy mala disciplina.
- La familia estaba hundida en problemas de alcohol, drogas o enfermedades crónicas, etc.
- El asesino resultaba ser silencioso, internalizando su furia, enfado y miedo.
- Generalmente tiene muy baja inteligencia.
- No terminó la escuela, por lo terrible que era para los estudios.

El modo de vida, también brinda claves para determinar el tipo de asesino de que se trate para cada crimen. Las siguientes características aplican lo mismo para heterosexuales, que para asesinos homosexuales.

Asesino organizado:



- Será de apariencia normal, inclusive atractiva.
- Tendrá ya su registro personal en los departamentos de policía, merced a su conducta delictiva.
- Tendrá también un trabajo decente, que le permite no únicamente sobrevivir. Sin embargo será despedido por su conducta extravagante.
- El asesinato es provocado por causas de enorme estrés.
- Se sentirá superior al resto de las personas, se tendrá por alguien muy listo. Tiene una gran autoestima.
- Tiene buena habilidad para comunicarse y hablar.
- Se interesará por el crimen, prestando gran atención a la cobertura que del mismo, hagan los medios de comunicación.
- Guarda muy adentro de su persona, gran enojo contra las mujeres o contra la sociedad.
- La mayoría son violadores y/o misóginos.
- Pueden ser buenos para el sexo, sin embargo no son capaces de establecer relaciones duraderas y efectivas.
- Muchos trataron de entrar al ejército, aunque algunos lo logran, también son retirados tras fallar en su conducta.
- Aman sentirse fuertes y con autoridad.

Asesino desorganizado:



- Poseen una apariencia poco atractiva, tienen una imagen pobre de si mismos y por lo tanto se sienten excluidos.
- Pueden ser minusvalidos o simplemente tener alguna tara mental.
- Son solitarios, completamente excluidos de la interacción social.
- Incapaces de relacionarse con los demás.
- También incapaces para sostener relaciones sexuales, o son muy malos para ello.
- Se sienten inferiores al resto de la gente.
- Algunos viven con sus padres. A pesar de ser gente que podría ser ya independiente.
- Tienen humildes empleos, y no pueden llevarse bien con sus compañeros.
- El asesinato es provocado por su misma desventaja mental.
- Es posible que haya permanecido algún tiempo en una institución para enfermos mentales.
- Su casa y sus cosas demuestran escaso orden y mucha suciedad.
- Odian a las mujeres en general.


Además de esta clasificación también podemos encontrar algunas otras:



A.- Según la zona de influencia del criminal(Holmes and Holmes, 1996 y Holmes y Deburger 1980): 



1.    Asesinos en Serie viajeros: viajan miles de millas para cometer sus crímenes.
2.    Asesinos en Serie Locales: los cuales nunca dejan el lugar donde comienzan sus homicidios (ej. un estado como California).
3.    Asesinos en Serie de un lugar específico: son asesinos que nunca dejan siquiera su casa o empleo mientras comenten los homicidios.

B.- Según la personalidad y sus motivos(Holmes and De Burger, 1988):



1. Visionario: asesina debido a voces o visiones que lo obligan a matar.
2. Orientado por una misión: tiene como meta la eliminación de un grupo o categoría de personas, ej: Prostitutas para limpiar la ciudad.
3. Hedonista: mata por que lo emociona y es algo excitante.
4. Lujurioso: su placer esta en directa correlación con cuanto el pueda torturar a sus víctimas.

C.- Según la escena del crimen, como comentábamos anteriormente( B.S.U- Unidad de Ciencias del Comportamiento del F.B.I, 1985):



1. Desorganizados: cuando se evidencia una ausencia de planeación, excesiva violencia(mutilación), víctima escogida casi al azar y empleo de un instrumento cualquiera para cometer el homicidio.
2. Organizados: cuando hay evidencia de planeación, la víctima es seleccionada durante semanas, poseen sus propias armas y busca una manera especial para esconder o dejar la víctima (no mutila tan a menudo como el desorganizado).
3 Combinado: cuando se presentan características de los organizados y desorganizados. Puede insinuar que el asesino no es uno sino dos, o un cambio de planes debido a un incidente durante la cadena de asesinatos.

Pero verdaderamente, qué es lo que pasa por la mente de un psicópata: De acuerdo al Dr. J. Reid Meloy, autor del libro: The Psychopathic Mind Origins, Dynamics and Treatment, el psicópata es solo capaz de desarrollar relaciones sadomasoquistas basadas en el poder, no el apego afectivo. Ellos se identifican con el rol agresivo, como el de un padre abusivo, y atacan al débil (ellos mismos) proyectándose en otras personas.

Según el Dr. Meloy, en la tierna infancia del psicópata, ocurre una separación de la personalidad: uno es el yo (vulnerable por dentro) y el otro (que es intruso y agresivo) esto debido a cualquier experiencia desagradable. Entonces el infante espera que toda experiencia “externa” sea dolorosa, por lo que se retrae a si mismo. Este mecanismo de autoprotección construye una “armadura del carácter” que desconfía de todo y no permite el paso hacia adentro. El niño se rehusa a identificarse con sus padres a quienes toma por malévolos extraños.
Pronto, el niño ya no sentirá simpatía por nadie. El muro ha sido terminado y durará para siempre. Si no lo creen, lean a continuación las palabras de John Haigh: “La naturaleza humana es una molestia, me llena de irritación. De vez en cuando alguien debe desaparecer.”
En el desarrollo normal, el chico crea lazos amorosos con su madre. Pero para el psicópata, la madre es tomada como un “predador agresivo, o un extraño.” En el caso de psicópatas violentos, asesinos seriales incluidos, los lazos son de sadomasoquismo o agresión. De acuerdo a Meloy “este perverso y agresivo individuo depredará a otros reproduciendo los actos cometidos contra el en otros tiempos.”

Hasta ahora hemos hablado de asesinos en sexo masculino pero también existe asesinas en serie, aunque en un número muy por debajo de los hombres. Pueden ser igual de letales que los hombres, pero utilizan métodos distintos, suelen ser los venenos y el objetivo de sus asesinatos frecuentemente es de carácter económico. Un ejemplo de asesina en serie Marie Besnard, “La viuda negra”, que envenenó con arsénico a su marido, su madre, su suegro, suegra, cuñada,.. Su abogado defensor, poniendo en jaque los descubrimientos de la toxicología, consiguió, que fuera declarada inocente.

En el Anexo I podemos encontrar algunos autores relevante en el campo de la psicopatías así como su teorías


9.- El papel de los padres de asesino serial


En su libro Serial Killers, Joel Norris describe los ciclos de violencia como generacionales: “Los padres que abusan de sus hijos tanto física como psicológicamente instalan en ellos instintos de violencia, recurso al cual acudirán en primer lugar para resolver sus retos y problemas personales.” El abuso infantil no sólo genera reacciones violentas, sino que afecta al desarrollo, el crecimiento y la nutrición del pequeño, entre otras cosas.

Algunos padres piensan que ser estrictos y celosos en la disciplina, crea hijos diestros y exitosos. Pero esta demostrado que ocurre lo contrario, mas bien resulta un completo desastre. Si entre el infante y sus primeros tutores, sean estos sus padres biológicos o no, se crean deficientes lazos afectivos se pierde el fundamento tras el cual nace la nobleza y la confianza hacia otros semejantes.
Aquel que carece de lo anterior queda aislado; en su soledad aparecen violentas fantasías, que se convierten en la única fuente de felicidad. Y todo esto, en sustitución de la interacción social.
En el libro: Sexual Homicide: Patterns and Motives los autores Robert Ressler, Ann Burgess y John Douglas llegan a la conclusión de que tras esta fallida infancia, el individuo crece acompañado de sus fantasías sobre dominación y control. No experimentando simpatía ni remordimiento alguno por los demás. Toda persona es reducida a un mero símbolo que puede ser manipulado de acuerdo a la fantasía en turno.

Los especialistas tienen muy claro que el abuso infantil, de cualquier tipo y en cualquier grado, no es la causa directa en la formación de un futuro asesino. Pero si es un factor muy importante para entender al psicópata. Sabemos que mucha gente padece en la niñez, pero entonces el mundo tendría que estar repleto de criminales. La gran mayoría de los asesinos culpan a sus padres y madres. Exageran cuando describen los abusos y el maltrato. Muchos quieren creerles y provocan que éstos declaren mas de la cuenta, así ganan simpatía frente al público y en no pocos impartidores de justicia.

De todos modos, aunque existe exageración, también hay testigos que corroboran las historias. Consideremos también que hay familias que poseen una facha de normalidad y que dentro del seno familiar no es mas que una farsa; reforzando el patrón Dr. Jeckyll-Mr. Hyde en sus integrantes.

Ambos padres suelen ser fuente de terror para los infantes. A la madre se le culpa mas que al padre, tal vez porque este por lo general desaparece o nunca estuvo presente. La queja es si la madre fue sobreprotectora o muy distante, sexualmente muy activa o reprimida. Con el padre, que porque fue alcohólico, golpeador y misógino.
La marginación y la ignorancia preceden muchas de estas conductas. Que también devienen en fanatismo religioso y en violentos arranques para imponer la disciplina.

10.- Diagnóstico de un psicópata



Se diagnostica al psicópata/sociópata por su conducta irracional y carente de propósito, falta de conciencia y vacío emocional. Son gente en busca de emociones fuertes, que no experimentan miedo. El castigo casi nunca da resultado, porque su impulsividad no tiene límite; no temen a las consecuencias de sus actos.
Para un psicópata una relación humana no tiene significado, por lo tanto son hábiles manipuladores y explotadores. De acuerdo a estudios hechos con la técnica de análisis psicológico (DSM IIIR) entre 3-5% de los hombres son sociópatas; mientras que menos del 1% de la población de las mujeres lo son.

Usualmente el psicópata es un hombre exitoso en los negocios, inclusive llega a ser líder mundial. No todo psicópata esta motivado a matar. Pero cuando es sencillo sobajar a los demás, y se ha padecido de injusticias y rechazos, el asesinato parece una elección natural.

Factores ambientales que los psicólogos dicen, pueden crear a un sociópata:



- Los estudios muestran que 60% de los psicópatas han perdido a uno de los padres.
- El infante es privado de amor maternal; los padres están ausentes o alejados.
- Un régimen incorrecto de disciplina: un padre implacable y la madre débil, el niño aprende a odiar la autoridad y a manipular a la madre.
- Padres disfuncionales que en privado devastan al infante, mientras que a la sociedad presentan una fachada de “familia feliz.”

11.- Asesinos seriales más conocidos



ANDREI TCHIKATILO



Profesor de literatura ruso el cual mató a 53 personas, en su mayoría adolescentes
Fue hallado culpable y condenado a muerte en 1992 . La sentencia no tardó en ejecutarse .
Se le expulsó de profesor por abusar de sus alumnos y no lo denunciaron .
Una vez en la calle sin tener otra cosa que hacer planeaba los asesinatos , la mayoría de ellos los realizaba entorno a una estación de tren , lo cual era perfecto para pasar desapercibido .
La mayoría de sus víctimas presentaban mutilaciones que solían ser en los genitales , aunque algunos se hallaban con la cabeza cortada . Una vez que había matado a su víctima abusaba de ella sexualmente .
Cuando fue detenido no se hallaron los restos de las víctimas que había mutilado ; hay gente que dice que se los comía , otras que adoraba a el diablo …
Para poder cogerlo tuvieron que estar alerta en todas las estaciones donde operaba , esperando que cometiera algún fallo para así cogerlo .
Una vez detenido les explicó a la policía que durante la guerra él y su familia pasaron mucha hambre por lo que cuando murió su hermano pequeño se lo comieron . Esto parece ser que fue lo que le marcó en su infancia y por lo que no tiene escrúpulos al matar a inocentes niños y también hace que la hipótesis de que se comiera partes de sus víctimas sea más fiable .


JEFFREY DAHMER



El “carnicero de Milwaukee “( EEUU ) mató a 17 hombres y guardaba sus restos en la nevera .
Fue detenido en 1990 y murió en la cárcel asesinado
Según las personas que iban a comprar a la carnicería era una persona aparentemente normal , con una vida normal , y muy servicial con sus clientes .
No se sabe porque motivo mató a aquellos hombres y porque guardaba sus restos en la nevera de la carnicería .

En un caso que se sale un poco de lo normal ya que mató solo a hombres por lo cual se sale del perfil de un asesino en serie .

Cayetano Sánchez Godino, el Petiso Orejudo



A los 16 años, Cayetano Santos Godino, conocido como el “petiso orejudo”, se convirtió en el primer criminal en serie en la historia policial argentina.

Es un caso de una criminalidad horrenda, un hombre a quien le faltan aquellas condiciones de propio controlador que dominan los instintos y diferencian de las bestias a los individuos pertenecientes al género humano.

La primera denuncia presentada contra él fue presentada por su propio padre, en 1906, cuando el petiso tenía 9 años. Se presentó a la comisaría para decir que su hijo… “es absolutamente rebelde a la represión paternal, resultando que molesta a todos sus vecinos, arrojándoles cascotes o injuriándolos”.

A esa edad, Godino ya presentaba una de las extrañas características de su personalidad: los actos de crueldad contra los animales. Su padre, en la denuncia, añadió que su hijo se había entretenido matando a unos pájaros domésticos. El padre quería que la policía se hiciera cargo de su hijo, y Petiso acabó encerrado en un reformatorio. Pero no sirvió de nada, ya que en cuanto recobró la libertad en 1911, se dedicó a su carrera criminal.

Mas adelante, se convirtió en un objeto de estudio psiquiátrico. Éstos destacaron que se trataba de un imbécil, en el sentido estricto de la palabra: alguien despojado de inteligencia.
Sin embargo, el Petiso cometía sus crímenes aprovechándose de su aspecto de idiota, ganándose la confianza de las víctimas, y engañar a quienes pudieran amenazar sus oscuros placeres.

Por lo general, el Petiso atraía a chicos menores que él, ofreciéndose a jugar, o con golosinas, y entonces era cuando los llevaba a casas abandonadas para cometer sus crímenes.

Una de sus primeras víctimas fue un chico de 17 meses. Lo golpeó y lo arrojó contra un cerco de espinas.

Esto lo advirtió un agente de policía, pero el Petiso dijo que había encontrado al niño, e insistió en llevarlo hasta su madre; ésta lo recompensó con unas monedas.
En otra ocasión engañó a un niño de 2 años, y lo intentó ahogar en una pila para caballos. Los ruidos llamaron la atención del propietario, y cuando le preguntaron por lo que estaba ocurriendo, el Petiso, mientras acariciaba al niño, dijo que se acababa de ir una mujer vestida de negro y baja, y que por suerte había llegado a tiempo para salvarlo. Su siguiente intento también fracasó, intentó quemarle los ojos a un chico de 22 años, pero sus gritos atrajeron a su madre.
Mientras, el Petiso se saciaba con su crueldad hacia los animales, llegando a matar a un caballo con un cuchillo, y un gran impulso piromaniaco. Incendió 2 casas, una fábrica de ladrillos, una estación de tranvías y un almacén. Cuando se le pidieron explicaciones, respondió: “Me gusta ver trabajar a los bomberos… es lindo ver como caen en el fuego.”
Así es como cometió su primer asesinato. Fue en 1912, le prendió fuego a las  faldas de una niña de 3 años, que falleció tras 16 días en agonía. Meses mas tarde, llevo al pequeño Arturo Laurora a una casa abandonada. Le tapó la boca con un pañuelo, y tras atarle un piolín de hilo trenzado al cuello, lo llevó arrastras a una habitación. Allí lo desnudó, lo golpeó y finalmente lo estranguló.
Su siguiente víctima fue un vecino suyo, de 3 años. Tras comprarle caramelos de chocolate, se lo llevó y lo ató de pies y manos con un piolín y lo ahorcó, pero no llegó a morir. Al marcharse, se encontró con el padre del pobre niño, buscándolo con desesperación, y el Petiso le aconsejo ir a poner una denuncia; seguidamente regresó al lugar donde el pobre niño ya agonizaba, y le clavó un clavo en la sien.
Por la tarde, acudió a la casa del niño, donde los padres estaban velando al cadáver encontrado. Se acercó a contemplarlo, y antes de irse le movió la cabeza. -”Quería ver si aún llevaba el clavo”… dijo en sus declaraciones. Una mujer declaró haber visto al niño en compañía de un joven con unas grandes orejas y unos brazos largos, desproporcionados para su estatura. Gracias a esta declaración, al día siguiente el Petiso fue detenido en su domicilio. En un bolsillo llevaba restos de piolín, y un recorte con la crónica del asesinato del pequeño Laurora.
En noviembre de 1915, fue condenado a cadena perpetua, y en 1923 se le trasladó al penal de Ushuaia, la provincia más austral de la Argentina, a la “Cárcel del Fin del Mundo”. En 1927 los médicos del penal le hicieron una cirugía estética en las orejas, porque creían que allí radicaba su maldad.

En 1936 pidió la libertad y se la negaron: “es un imbécil o un degenerado hereditario, perverso instintivo” indicaron los médicos. Su conducta mejoro y le permitieron integrarse a la banda de música del penal para tocar el bombo.
Los presos lo mataron a golpes el 15 de Noviembre de 1944, porque mató al gato del penal arrojándolo junto con los leños al fuego.

12.- Asesinas seriales más conocidas



Margarita Sanchez: La viuda negra de Barcelona


Igual de mortífero que la picadura de la temida araña Viuda Negra era el veneno que según parece utilizó Margarita Sánchez Gutiérrez para llevar a cabo los delitos que se le atribuyen desde su detención en 1996: el asesinato de cuatro personas y tres tentativas frustradas, todos ellos familiares y vecinos.

En estos momentos sigue en la cárcel a la espera del juicio para que sea el juez quien decida si su juicio es propio de una asesina despiadada que mataba para desvalijar a sus víctimas, o propio de una pobre enferma que concentraba sus fracasos y desengaños y los proyectaba haciendo daño a la gente que le era más próxima. La verdad, es que como asesina Margarita demostraría ser un tanto patosa por ir olvidando pruebas que servirían para inculparla, aunque sí fría, calculadora y sin sentimientos, tal y como su triste existencia le había ido enseñado a lo largo de los años…

Después de unas declaraciones realizadas a la policía en las que admitía ser autora de algunos de los crímenes que se le imputan, realizó otras en las que sólo admite los robos y niega haber envenenado a nadie.
Sin embargo, la policía cree algo muy distinto.

Están absolutamente convencidos que Margarita es culpable de cuatro homicidios consumados y de otros tres más en grado de frustración.

Nació en Málaga el 26 de diciembre de 1953, con una deformación física en   la cara: un grave estrabismo en el ojo derecho por el cual sería objeto de toda clase de burlas que la atormentarían desde muy pequeña. Trató de ocultar ese defecto en su aislamiento y timidez, pero aún así, no pudo evitar que algunos vecinos la apodasen cruelmente “la Tuerta”.
Decidió trasladarse hasta Barcelona, en dónde conocería a Luis N., un conductor del metro que más tarde sería su marido y el padre de sus dos hijos. Las relaciones entre los dos nunca fueron demasiado bien, empeorando de manera notable pocos mese antes de que Luis falleciese de una inexplicable “muerte natural”.
Por aquel entonces, Margarita y su marido estaban muy faltos de dinero, y ella, aprovechando su capacidad de entendimiento a las personas mayores, se dedicó a cuidar ancianos en los alrededores del barrio barcelonés de Sants, en dónde residían.
Su primera víctima fue una mujer de setenta años que vivía sola, Rosa M., vecina y amiga. El 3 de agosto de 1992 fue hallada inconsciente en su casa e ingresada de urgencia en un hospital, pero fallece a los pocos días. De su cuenta bancaria desaparece un millón de pesetas y de su domicilio, varios documentos.
El 26 de octubre de ese mismo año fallece su marido Luis víctima de unas extrañas dolencias que anteriormente le habían mantenido dos meses en el hospital.
Poco después cayó enferma su suegra, (madre de Luis), con la que tampoco se llevaba demasiado bien. La mujer había gozado siempre de una salud envidiable que se complicó cuando su nuera Margarita fue a vivir con ella. A lo largo de ese año, es ingresada cinco veces en el hospital, y ante el asombro de Margarita, sobreviviría a todas las intoxicaciones, (fallecería de una embolia en junio del 96, una vez detenida su nuera).
La mujer sólo consiguió sanar totalmente de sus raros achaques una vez que logró apartar a Margarita de su casa… y eso le daría muy mal que pensar…
El 11 de mayo de 1993, la viuda se traslada a Hospitalet, y allí conoce a nuevos vecinos con quien entablar su curiosa concepción de la amistad. Entre ellos estaba Manuel D., de cincuenta y siete años, que vivía solo en el ático.
Tal y como había ocurrió en otras ocasiones, su “amigo” Manuel fue hallado en estado comatoso en su vivienda, falleciendo poco después.
La siguiente persona que recibió la amistosa visita de Margarita fue su cuñado José A., de cincuenta años quien también vivía solo. Durante un tiempo, ella y su hija se fueron a vivir con él, pero no pasaron muchas semanas antes de que José empezara a padecer unas extrañas dolencias de las que fallecería sin remedio el 14 de agosto de 1993, desapareciéndole además todo el dinero del que disponía.
El 26 de agosto de 1995 José Antonio C., de sesenta y nueve años, vecino y amigo de Margarita, superaba in extremis una extraña intoxicación que le sobrevino de repente. La viuda, se había ofrecido a hacerle una paella, y después del deleite de aquella comida, José Antonio se puso muy enfermo. Durante el tiempo en el que estuvo ingresado en el hospital le desapareció medio millón de pesetas.
Justo un mes después, el 26 de septiembre, volvía a actuar en casa de una de sus vecinas de sesenta y siete años, Pilar H., quien a pesar de que no se fiaba del todo de la viuda, acabó por aceptarla en su casa.

Al poco tiempo, era descubierta por su hija acostada e inconsciente en un sofá. (Aunque no se sabe con certeza lo que ha pasado, y que la víctima afirma que la han narcotizado con cloroformo, la policía cree que le mezclaron un veneno con el café con leche, aunque la víctima da otra versión afirmando que la narcotizaron con cloroformo. Sea como fuere, Margarita aprovechó su estado de coma para robarle las joyas y diversos objetos de valor, además de un certificado de jubilada y la cartilla del banco.
Luego abandonó el piso dejándola inconsciente en el sofá. Pasados tres días y dado que Pilar vivía sola, Margarita intrigada por lo que podía haberle pasado avisó a la hija de la víctima. Una vez que ésta entró en el piso, descubrió a su madre en grave estado. La ingresó en el hospital donde estuvo al borde de la muerte, aunque logró sobrevivir.
Fue entonces cuando esas personas que lograron recuperarse milagrosamente del envenenamiento presentaron una serie de denuncias acusando a Margarita por tentativa de intoxicación.

Según la policía, la Viuda Negra había descubierto la forma de manipular firmas y cartillas de ahorro para extraer dinero de las cuentas mientras sus propietarios estaban ingresados en el hospital.
Primero entraba en contacto con la víctima y se ganaba su confianza. Luego los emponzoñaba con un potente fármaco que se puede comprar en farmacias a bajo precio con receta médica, cuyas propiedades descubrió casualmente al observar su letal efecto en una persona sometida a medicación que tomó una dosis mayor que la prescrita (en este caso, la policía no quiso facilitar el nombre del fármaco para evitar imitadores). La mujer falsificaba las recetas, probablemente ayudada por su hija que era menor de edad en el momento de los crímenes. El procedimiento que empleaba era mezclar el veneno con las bebidas en dosis suficientes para provocar un colapso circulatorio.
Todas las víctimas sufrían los mismos síntomas: náuseas, vómitos, taquicardia, hipotensión… y acababan entrando en coma. La mayoría de ellas quedaban tan dañadas por el veneno que no podían recuperarse y fallecían por parada cardiorespiratoria pasando estos fallecimientos por muerte natural. Este producto con el que eran intoxicados se metaboliza rápidamente y resulta prácticamente indetectable.
A partir de ahí, se llevó a cabo una minuciosa investigación. Además de las denuncias, los policías encontraron el DNI y la cartilla de ahorros de una de las víctimas en la casa de Margarita, por lo cual procedieron a su detención en junio de 1996 junto a su hija, a la que se acusa de complicidad en los presuntos asesinatos de la madre, aunque por ser menor es muy posible que sea libre de ser imputada.

Por ahora no se conoce con exactitud el total de sus crímenes ni cuantas fueron sus víctimas en realidad, pues se sospecha que hubo más. La policía estima que la viuda no se benefició excesivamente de sus presuntos crímenes porque calcula que el botín obtenido por todos ellos (los conocidos) no rebasaba los dos millones de pesetas


Marie Besnard, La Viuda Negra de Loudun



Fue una de las más conocidas viudas negras de la historia del crimen por su espectacular proceso, que, seguido por todo el pueblo como si se tratase de un culebrón judicial, duró casi diez años y terminó de manera impredecible…

Marie Josephine Philippine Davaillaud, más conocida como Marie Besnard, nació en Francia el 15 de agosto de 1896.
Esta mujer, fue acusada el 21 de julio de 1949 por doce asesinatos con arsénico, entre ellos el de su marido Aguste Antigny. Empezó a levantar sospechas de cara a las autoridades francesas cuando comenzó a heredar importantes cantidades de dinero de distintas personas de su entorno que iban falleciendo misteriosamente en el pueblo de Loudun.
Su vestimenta negra y sus malas maneras reforzaron su mala fama entre los vecinos, quienes la tenían por una mujer misteriosa, fría y cruel, capaz de haber asesinado a toda su familia.
Sospechando que las muertes se habían producido de manera extraña, la policía local dio orden que fuesen exhumados todos los cadáveres de los parientes de Marie en los cementerios de Angles-sur-Anglin y en Trois-Moutiers.
A principios de 1950, tanto jueces como expertos presentaron las mismas conclusiones: en doce de los cadáveres examinados se encontró suficiente arsénico para considerar la causa de muerte como envenenamiento. Los cuerpos pertenecían a su primer marido, a su tía, su abuela, su suegro, su suegra, su cuñada, su padre, su madre, dos primas, un vecino y una vecina.

A pesar de las graves acusaciones, Marie Besnard nunca se imputó las muertes y siempre hasta el final se declaró inocente de todas las acusaciones. Finalmente consiguió ser absuelta gracias a su constancia y a su equipo de abogados, que sin flaquear lo más mínimo, sacaron puntilla a todos los fallos del caso y sacándolos a la luz pública lograron enfrentar a los acusadores y a los consejeros de estos.
Durante el proceso acusatorio, casi todos los testimonios estaban fundados en rumores o confidencias inciertas. Todo el pueblo de Loudun parecía conocer lo ocurrido. Había cantidad de cuchicheos, murmullos y secreteos, pero finalmente todo aquel testigo que decía saber algo, al día siguiente se retractaba de lo dicho.
Tampoco estaba muy claro el tema del arsénico. En todos los cuerpos exhumados se habían hallado cantidades de este veneno de entre 18 a 60 miligramos. Sin embargo, en el momento de las muertes ningún médico había diagnosticado un solo fallecimiento por envenenamiento, sino que se habían atribuido esas muertes a las más diversas enfermedades, como tuberculosis, etc. En la lista había aparecido incluso una expiración por ahorcamiento.
Cuando fueron expuestos a la acusada los análisis científicos de los resultados, que a ojos de todos la condenaban, respondió que no entendía nada de eso que le contaban y que estaba muy enfadada porque no le permitían volver a hacer otras nuevas autopsias a los cadáveres.
Mientras los distintos toxicólogos se turnaban para desvelar sus descubrimientos, ella decía que eso eran tonterías, que no sabían nada de nadie, que nadie mejor que ella para saber como habían muerto sus pobres difuntos:
“Son mis queridos desaparecidos, nadie reza tanto por ellos como yo, y nadie les ha cuidado tanto como yo cuando estaban con vida. Yo no necesito ninguna herencia y nunca la he necesitado”.

Marie era toda una experta en evitar trampas y en poner vocecilla inocente al responder a las preguntas. Los psiquiatras encargados de diagnosticarla, la tratan de “mujer anormalmente normal”. “Es hábil, fría, hipócrita y lúcida. Sus propósitos han sido premeditados, ha consumado lo que había estado planeando, el matar a esas personas, ocultando y disimulando cualquier indicio que hubiese llevado a que se sospechase de ella”, opinaron.
El caso se convirtió en un culebrón mientras Marie estaba detenida en su celda de La Pierre-Levée, la prisión de Poitiers.
A veces se sentía abatida. A sus pocos visitantes les confesaba: “Es horrible el soportar una prueba como esta. Menos mal que mi fe y mi creencia en Dios me sostienen. Y decir que han cortado en trocitos a mi pobre marido y a todos los demás…”

Los acusadores esperaban en vano una confesión de los hechos, o por lo menos algún indicio de lo que pudiese parecer una confesión. A falta de confidencias, en el juicio se presentaron los análisis de M. Béroud, toxicólogo marsellés de buen renombre.
Las conclusiones de los informes de Béroud estaban en los periódicos locales, circulaban en los cafés y aumentaban las discusiones sobre el caso de la Señora Besnard. A pesar de todo, todo se quedaba en esta reflexión: un buen informe no valdrá nunca lo que un buen testimonio.
La policía, sin que el juez de instrucción ordenase lo contrario, optó por introducir en la celda de Marie algunas personas infiltradas con la intención de ganarse la confianza de la dama, e incluso se procedió a contarle falsos testimonios de testigos inexistentes para arrancarle alguna confesión que la relacionase con la envenenadora que todos esperaban.
Estos métodos, lejos de inculparla, serían los medios para hacer bascular la opinión pública a su favor…
Cuando comenzó el juicio, el 20 de febrero de 1952, estas irregularidades todavía no eran sabidas por la opinión pública, pero en seis días todo basculó y los actuaciones poco éticas de la policía salieron a la luz.
Además, el examen del toxicólogo Béroud fue destrozado por una audaz defensa de la supuesta asesina. Al parecer, los restos que éste examinó fueron etiquetados con falta de rigurosidad absoluta. Las dosis de arsénico que mencionaba en su informe medida en miligramos, se encontraba  definida en gramos en la página siguiente.
Ese día todo el mundo empezó a pensar que se estaba abusando un poco de la pobre señora con mantilla negra que sollozaba en silencio en el banco de acusados.
Finalmente, después de tres aplazamientos, termina el complicado juicio y Marie, en libertad desde 1954 fue absuelta el 12 de diciembre de 1961 por falta de pruebas.
Murió el 14 de febrero de 1980 con ochenta y ocho años, después de dar su cuerpo a la ciencia.

13.- Bibliografía y artículos de consulta



http://www.mujereslegendarias.org.ve/apuntesdeunaperiodista.htm
http://www.pagina12.com.ar/2001/suple/futuro/01-02/01-02-10/nota_a.htm
http://www.anpu.es/revista-39/pag05.htm
http://www.clarin.com/suplementos/informatica/99-01-20/t-01201i.htm
http://www.alcmeon.com.ar/9/35/Mata.htm
http://www3.gratisweb.com/anairda34/ASESINOS%203.htm
http://www.archivodelcrimen.com/

De esta página han sido sacados los artculos de:

Marie Besnard, La Viuda Negra de Loudun
Margarita Sánchez: La viuda negra de Barcelona
Cayetano Sánchez Godino, el Petiso Orejudo

Escritos por: Pilar Abeijón
http://comunidades.calle22.com/comunidades/303/com303con9.asp
http://mural.uv.es/manpesan/
http://www.angelfire.com/pop/lynda/menu.htm
http://www.uninorte.edu.co/publicaciones/discernimiento/3/14.htm





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License