Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Comunicación interpersonal parte 2 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




La estructura de los niveles de la comunicación (Contenido y Relación)   



-    Los participantes concuerdan con el contenido de sus comunicaciones y a la definición de su relación.
-    Los participantes están en desacuerdo al nivel del contenido y también al de  relación.
-    Entre ambos extremos hay formas mixtas importantes:

a) Los participantes están en desacuerdo en el nivel del contenido, pero ello no perturba su relación. Acuerdan estar en desacuerdo.
b) Los participantes están de acuerdo en el nivel del contenido pero no en el relacional. Esto significa que la estabilidad de la relación se verá seriamente amenazada en cuanto deje de  existir la necesidad de acuerdo en el nivel contenido. El niño con un  problema impone a sus padres la necesidad constante de tomar decisiones conjuntas y e intervenir en situaciones de crisis, cosa que le confiere a su relación una seudonormalidad que, en realidad, no existe.
Otra posibilidad son las confusiones entre los dos aspectos “contenido” y “relación” Puede consistir en un intento por resolver un problema relacional en el nivel de contenido (donde no existe) o por el contrario, en una reacción frente a un desacuerdo objetivo con una variación del reproche básico: “si me amaras no me reprocharías”:
d) Por último, aquellas situaciones en las que una persona se ve obligada de un modo u otro a dudar de sus propias percepciones en el nivel de contenido, a fin de no poner en peligro una relación  vital con otra persona. Esto lleva a pautas de comunicación paradójica.

El fenómeno del desacuerdo ofrece un buen marco de referencia para estudiar los trastornos de la comunicación debidos a la confusión entre el contenido y la relación. El desacuerdo puede surgir en cualquiera de los dos niveles, y ambas formas dependen una de la otra. Frente a un desacuerdo, los dos individuos deberán definir su relación como complementaria o simétrica.

Definición del self y el otro


Cuando hay acuerdo en el nivel de contenido pero desacuerdo en el nivel de relación, en el campo metacomunicacional se puede:

A- CONFIRMACIÓN.



Confirmar la relación: por ejemplo, aceptar la definición que A da de sí mismo. Parecería que, completamente aparte del mero intercambio de información, el hombre tiene que comunicarse con los otros a fines de su autopercepción y percatación, y la verificación experimental de este supuesto intuitivo se hace cada vez más convincente a partir de las investigaciones de la privación sensorial, que demuestra que el hombre es incapaz de mantener su estabilidad emocional durante periodos prolongados en que sólo se comunica consigo mismo. Una sociedad puede considerarse humana  en la medida en que sus miembros se confirman entre sí.

B- RECHAZO:



La segunda repuesta posible de B frente a la definición que A da de sí mismo consiste en rechazarla. Sin embargo, por penoso que resulte, el rechazo supone por lo menos un reconocimiento limitado de lo que rechaza, y por ende, no niega necesariamente la realidad de la imagen que A tiene de sí mismo.

C- DESCONFIRMACIÓN:



La tercera posibilidad es quizá, la más importante, tanto desde el punto de vista pragmático como desde el psicopatológico. Se trata del fenómeno de la desconfirmación que, como veremos es muy diferente al rechazo directo que la definición que el otro hace de sí mismo. Mientras que el rechazo equivale al mensaje: “estas equivocado”, la desconfirmación afirma de hecho: “Tu no existes”. O para expresarlo en términos más rigurosos, si en lógica formal se identificaran la confirmación y el rechazo del self del otro con los conceptos de verdad y falsedad, respectivamente, entonces la desconfirmación correspondería al concepto de indeterminación, que pertenece a un orden lógico distinto.

Niveles de percepción interpersonal


La definición que A da de sí mismo ( “así es como me veo…”) puede tener tres respuestas posibles de parte de B: confirmación, rechazo o desconfirmación. Estas tres respuestas tiene  un denominador común, ya que por medio de cualquiera de ellas B comunica: “Así es como te veo”.

Impenetrabilidad



La realidad interpersonal de la vida diaria, mi YO está la mayoría de las veces enfrentado a un ALTER (ver Psicoanálisis) y, desde el punto de vista del Alter, mi Yo es su Alter. Así, la visión que el otro tiene de mí es tan importante (por lo menos en las relaciones personales estrechas) como la visión que yo tengo de mí mismo pero, en el mejor de los casos, ambas visiones son mas o menos similares.
Lo que hace que la impenetrabilidad sea tan difícil de resolver desde le punto de vista terapéutico es el hecho de que las relaciones no son realidades concretas, sino experiencias puramente subjetivas o construcciones hipotéticas. Ello significa que no son reales en el mismo sentido en que lo son los objetos concretos de la percepción conjunta.

La organización de la interacción humana



Introducción


Al pasar a considerar la organización de la interacción examinaremos el pautamiento de las comunicaciones recurrentes, esto es la estructura de los procesos de comunicación.
Cabe considerar la comunicación como un sistema, y la teoría de los sistemas generales permite comprender la naturaleza de los sistemas interaccionales. La teoría de los sistemas particulares, a pesar de su diversidad, tiene tantos conceptos en común que ha surgido una teoría más general, que estructura las similitudes en isomorfismos formales.
Variable del tiempo. Un lapso está siempre implícito en un sistema. Por su misma naturaleza un sistema consiste en una interacción y ello significa que debe tener lugar un proceso secuencial de acción y reacción para que podamos describir cualquier estado del sistema o cualquier cambio de estado.

Definición de un sistema



Sistema:

conjunto de elementos en una organización (relaciones entre elementos): un todo holístico, global, integrado. Así la comunicación no es aleatoria, sino una serie de constricciones al funcionamiento del sistema. La teoría general de sistemas es aplicable a cualquier disciplina.

Definición de Hall y Forgen:

Es un conjunto de objetos, de relaciones entre los objetos y entre sus atributos. Los objetos son componentes o partes del sistema, los atributos son las propiedades de los objetos, y las relaciones mantienen unido al sistema.
Lo importante es el aspecto relacional de la comunicación humana, no su contenido. Los sistemas interaccionales serán dos o más comunicantes en el proceso, o en el nivel, de definir la naturaleza de su relación.

Medio Ambiente y subsistemas.


Para un sistema dado, el medio es el conjunto de todos los objetos cuyos atributos al cambiar afectan al sistema y también aquellos objetos cuyos atributos son modificados por la conducta del sistema.
Un sistema interaccional diádico se ubica dentro de una familia mayor, una familia ampliada, una comunidad y un sistema cultural. Tales sistemas pueden superponerse con otros subsistemas diádicos con otras personas e incluso con la vida misma. Los individuos que se comunican se estudian en sus relaciones horizontales y verticales con otras personas y otros sistemas.

Las propiedades de los sistemas abiertos.



Solidaridad o Totalidad: Cada una de las partes de un sistema está relacionada de tal manera con las otras que un cambio en una de ellas provoca un cambio en todas las demás y en el sistema total. Esto es, un sistema se comporta no sólo como un simple compuesto de elementos independientes, sino como un todo inseparable y coherente.
No sumatividad: un sistema no puede entenderse como la suma de sus partes. La secuencia de comunicación son recíprocamente inseparables.

Circularidad y Retroalimentación:


Si las partes de un sistema no están relacionadas en forma unilateral o sumatoria, ¿de qué manera están unidas? La retroalimentación y la circularidad constituyen el modelo causal adecuado para una teoría de los sistemas interaccionales. La naturaleza específica del proceso de retroalimentación es de interés mucho mayor que el origen y, a menudo, que el resultado.
El comportamiento de los sistemas obedece a una lógica circular (no lineal) que genera la retroalimentación. Así, un mensaje produce un mensaje, y éste otro a su vez, y así sucesivamente.

Definición de feedback:

en todo sistema existen las tendencias de conservación del mismo, y a generar nuevos estados nutriéndose de sus propios efectos: mecanismos de retroalimentación de dos tipos:

a)    Positivos:

el efecto incrementa la causa; aumenta el desfase. Es el mecanismo que crea el potencial para el cambio. Cuando es un cambio de las pautas de comportamiento relacional, el sistema puede mantener su equilibrio sin su disolución. También es posible que un sistema cambie algunas de sus normas relacionales sin que el sistema pierda su identidad. En ambos casos el sistema se comporta como sistema abierto para lograr un nuevo equilibrio, aún cuando este equilibrio no corresponda con la posición inicial del sistema. Es decir, se logra el equilibrio desde la inestabilidad, que no implica desorden. Esta característica de los sistemas abiertos posibilita su crecimiento y expansión, creando para ello nuevos mecanismos que sirvan como base para un nuevo equilibrio. Este nuevo equilibrio se puede conseguir sin perder, por ello, su identidad original (mantener la relación de pareja desde nuevas bases relacionales) pero en algunas ocasiones el feedback positivo implica una ruptura total del sistema (por ejemplo un divorcio).

b)    Negativos:

corrige el desfase entre un punto dado del sistema y un estado ideal. Es un mecanismo que equilibra las desviaciones y mantiene el sistema en un nivel constante. Todos los esfuerzos de la interacción van dirigidos a que las normas que definen la relación no cambien, cuando surge algún obstáculo que ponga en duda las características de la relación tal y como están definidas en el sistema, éste equilibrará las desviaciones buscando respuestas interaccionales que permitan dejar las cosas como estaban al principio. Es la forma de feedback que busca mantener la estabilidad de la relación.

En todos los actos de la vida, hacerse comprender de los demás y comprenderlos, sigue siendo una actividad primordial.

Comunicación es poner en común.



La verdadera comunicación debiera ser, un intercambio y no sólo un cambio de ideas o sentimientos en el cual yo ofrezco al otro mi punto de vista y éste me corresponde con el suyo. Es decir, se trataría de un proceso bidireccional, de ida y vuelta.
Para que tenga lugar una comunicación realmente humana y personal, podemos distinguir una relación de interdependencia mutua, interacción entre los miembros del proceso de comunicación en la que se destaca la necesidad de la existencia de feedback o retroalimentación, que permite la variación de conducta en el emisor, mensaje o canal. El feedback informa al emisor sobre el éxito obtenido en el mensaje, ejerciendo un control sobre los futuros mensajes.
Es decir, el emisor recopila información sobre las reacciones del receptor, de manera que puede modificar el mensaje para que éste sea más eficaz. En la comunicación hablada el feedback es continuo.

Equifinalidad:

Significa que idénticos resultados pueden tener orígenes distintos, porque lo decisivo es la naturaleza de la organización y sus términos, y viceversa. Las mismas causas pueden tener resultados diferentes.


Interacción simétrica y complementaria



Relación simétrica:



Cuando los participantes tienden a igualar su conducta recíproca. Sean debilidad y fuerza, bondad o maldad, la igualdad puede mantenerse en cualquiera de estas áreas. Esta relación se caracteriza por la igualdad y la diferencia mínima.
Relación complementaria: La conducta de uno de los participantes  complementa a la del otro, constituyendo un tipo distinto de Gestalt. Esta relación está basada en un máximo de diferencia. En una relación complementaria hay dos posiciones distintas. Un participante ocupa la posición superior o primaria, mientras que el otro la posición inferior o secundaria. En cualquiera de los dos casos, es importante destacar el carácter de mutuo encaje de la relación en las que ambas conductas, disímiles pero interrelacionadas, tienden a favorecer una a la otra.  (Ej: madre-hijo, maestro-alumno, medico-paciente)
Todos los intercambios comunicacionales son simétricos o complementarios, según estén basados en la igualdad o en la diferencia.

Patologías potenciales en la interacción simétrica y complementaria



La simetría  y la complementariedad en la comunicación no son en sí mismas “buenas” o “malas”, “normales” o patológicas”. Ambos conceptos se refieren simplemente a dos categorías básicas en las que se pueden dividir todos los intercambios comunicacionales. Ambas cumplen funciones importantes, y por lo que se sabe sobre las relaciones sanas, cabe llegar a la conclusión de que ambas deben estar presentes, aunque en alternancia mutua o actuando en distintas áreas.

Escalada simétrica



En una relación simétrica existe siempre el peligro de la competencia. Como puede observarse tanto en los individuos como en las naciones, la igualdad parece ser más tranquilizante si uno logra ser “un poquito más igual” que los otros. Esta tendencia explica la calidad de escalada que caracteriza a la interacción simétrica cuando este pierde su estabilidad dando lugar a lo que se llama una escapada. Por ejemplo, Winkin estudió que en los conflictos maritales resulta fácil observar de qué manera los cónyuges atraviesan una pauta de escalada de frustración hasta que se detienen de pura agotación física y emocional, y mantienen una tregua inestable hasta que se recuperan lo suficiente como para iniciar el segundo round. Así, la patología en la interacción simétrica se caracteriza por una guerra más o menos abierta o por una cisma.
En una relación simétrica sana, cada participante puede aceptar las características del otro, lo cual lleva al respeto mutuo y a la confianza en este respeto, e implica una confirmación realista y recíproca del self (el propio YO). Cuando una relación simétrica se derrumba, por lo común se observa mas bien el rechazo que la desconfirmación del self.

Complementariedad rígida



Las patologías de las relaciones complementarias equivalen en general a la desconfirmación del self del otro. Por lo tanto, son más importantes desde un punto de vista psicopatológico que las peleas más o menos abiertas de las relaciones simétricas.
Un problema característico de las relaciones complementarias surge cuando P exige que O confirme una definición que P da de sí mismo y que no concuerda en la forma en que O ve a P. Ello coloca a O frente a un dilema muy particular: debe modificar su propia definición de sí mismo de tal forma que complemente y así corrobore la de P, pues es inherente a la naturaleza de las relaciones complementarias el que una definición del self solo pueda mantenerse si el otro participante desempeña el rol específico complementario.
En tales relaciones observamos un sentimiento progresivo de frustración y desesperanza en los dos participantes o en uno de ellos. Se comprueba con frecuencia la queja acerca de sentimientos cada vez más atemorizantes de extrañamiento y despersonalización, de indiferencia y acting out compulsivo por parte de los individuos que, fuera de sus hogares (o en ausencia de sus parejas) son capaces de funcionar de forma perfectamente satisfactoria y que, cuando se les entrevista individualmente, pueden dar la impresión de estar bien adaptados. Este cuadro a menudo cambia dramáticamente cuando se los observa en compañía de su “complemento”: entonces se hace evidente la patología de la relación.
Los patrones de relación simétrica y complementaria pueden estabilizarse mutuamente, y los pasajes del uno al otro constituyen así importantes mecanismos homeostáticos. Esto posee una consecuencia terapéutica de saber que al menos en teoría es posible provocar un cambio terapéutico de manera muy directa introduciendo la simetría en la complementariedad o viceversa durante el tratamiento.
El contenido pierde importancia a medida que surgen los patrones comunicacionales.  Ninguna aseveración aislada puede ser simétrica, de superioridad complementaria, o de ningún  otro tipo. Lo que se necesita para “clasificar” un mensaje dado es, naturalmente, la respuesta del otro participante. Es decir, lo que permite definir las funciones de la comunicación no es algo inherente a ninguna de las aseveraciones como entidades individuales sino a la relación entre dos o más respuestas.

Sistemas interaccionales estables. (Sistema de estado constante)


Un sistema es estable con respecto a alguna de sus variables, si éstas variables tienden a permanecer dentro de límites definidos.
Relaciones estables: Son importantes para ambos participantes y son duraderas.
¿Por qué, sobre todo teniendo en cuenta las patologías y el sufrimiento perduran esas relaciones, y los participantes no solo no abandonan el campo sino que se adecuan a favor de una confirmación de la relación?
Podrían haber factores intrínsecos al proceso de comunicación aparte de la motivación y el simple hábito, que sirven para vincular y perpetuar la relación.
En una secuencia comunicacional todo intercambio de mensajes disminuye el número de movimientos siguientes. Esto es que en una situación interpersonal uno está limitado a comunicarse. El contexto puede ser más o menos restrictivo pero siempre determina hasta cierto punto las contingencias. Los mensajes manifiestos intercambiados se vuelven parte del contexto interpersonal particular y ejercen una limitación sobre la interacción posterior.
Los sistemas interaccionales estables dependen de una serie de factores:
- Motivación, interés recíproco
- Hábito: a modo de inercia, hace que la relación perdure, facilita la misma y se opone a al cambio.
- Efecto limitador de la comunicación: a medida que se intercambian más mensajes, pasan de ser parte del contexto de la relación, y el contexto actúa como limitador, y contribuyendo a su perdurabilidad y estabilidad. La limitación implica menor grado de libertad para sus actores.
Reglas de relación: (formulada por Jackson) En toda comunicación los participantes se ofrecen entre sí definiciones de su relación o cada uno de ellos responde con su propia definición de la relación que puede confirmar o rechazar al otro. Se trata de una formulación de las redundancias observadas en el nivel relacional.

Ejemplo de un sistema interaccional estable: la familia es un sistema gobernado por reglas.



1.Totalidad:

Dentro de cada familia la conducta de cada individuo está relacionada con la de otros y depende de ella. Toda conducta es comunicación y por ende influye sobre los demás y sufre la influencia de otros. Los cambios favorables o desfavorables en el miembro de la familia identificado como paciente ejerce sobre la comunicación algún efecto sobre otros miembros, sobre todo en función de su propia salud psíquica, social o física.

2- No-sumatividad:

El análisis de una familia no es la suma del análisis de sus miembros individuales. Hay características del sistema, esto es, patrones interaccionales, que trascienden las cualidades de los miembros individuales. Los síntomas del paciente parecen proteger al cónyuge  y el comienzo del síntoma está correlacionado con un cambio en la situación de vida del cónyuge, un cambio que podría producir la ansiedad.

3- Retroalimentación y homeostasis:

El sistema actúa sobre las entradas (acciones de los miembros o del medio) al sistema familiar y los modifica.

Dos definiciones de homeostasis:   



1- Cierta constancia frente al cambio


2- Como un medio:

los mecanismos de retroalimentación negativa que intervienen para minimizar el cambio. Todas las familias que permanecen unidas deben caracterizarse por cierto grado de retroalimentación negativa, a fin de soportar las tensiones impuestas por el medio y por los miembros individuales.
Las familias enfermas: retroalimentación predominantemente negativa.

4- Calibración y funciones escalonadas.


Calibración:

regulación del sistema.
Función escalonada: cambios en la regulación. A menudo ejerce un efecto estabilizador.

PNL



La Programación Neurolingüística, según estudios para principiantes de Salvador A. Carrión López, es un conjunto de técnicas diseñadas para producir en la persona cambios permanentes a corto plazo. John Grinder y Richard Bandler declararon su intención de crear una base teórica que describiera adecuadamente la interacción humana y en especial, descubrir cómo obtenían resultados las personas que sobresalían.
Los autores desarrollaron este modelo a raíz de la investigación de los patrones operativos de los terapeutas Virginia Satir, Fritz Perls y Milton H. Erickson, especialistas en terapia moderna. Los tres tenían comportamientos en común que hicieron que destacaran con el resto de su generación.
Según sus creadores, la PNL proporciona un marco de referencia sistemático para dirigir el propio cerebro; enseña, además, cómo manejar estados de comportamiento e incluso los estados y comportamientos de los demás. Es la ciencia sobre cómo dirigir el cerebro de una manera óptima para lograr los resultados que las personas desean.
Programa significa un plan de acción seleccionado entre varias alternativas, que han sido preparadas para enfrentar distintas situaciones y que hallan inscritas en un lenguaje. Neuro se refiere al sistema nervioso mediante el cual la persona realiza y opera una elección cualquiera, procesada a través de los sentidos. Lingüística es el lenguaje y otros sistemas no verbales de comunicación a través de los cuales las representaciones neurológicas son codificadas, ordenadas e interpretadas.

La experiencia personal de cada persona la forma la recopilación de información sensorial y no verbal. Aunque también se consideran relevante comunicación verbal, los autores indican que la mayoría de los individuos, con sus palabras, simplemente emiten juicios personales acerca de sus experiencias y que, por tanto, el significado de la misma es únicamente válido para el paciente a la hora de establecer comunicación. Existen 3 canales de percibir la realidad: los canales de comunicación:

-Visual:

Es aquel en el que predomina el ver, la tendencia a dibujar en el espacio los objetos que describe con palabras de referencia visual. Suele hablar rápido y mirar a directamente a los ojos. Las personas visuales prefieren leer a seguir una explicación oral, o toman notas para tener algo que leer. Al pensar en imágenes, una persona puede traer a la mente mucha información a la vez. Por eso la gente que utiliza el sistema de representación visual tiene mas facilidad para observar grandes cantidades de información con rapidez. Cuando una persona tiene problemas para relacionar conceptos muchas veces se debe a que está procesando la información de forma auditiva o kinestésica. La capacidad de abstracción y la capacidad de planificar están directamente relacionadas con la capacidad de visualizar.

-Auditivo:

Las personas con este canal más desarrollado suelen ser conversadoras y son muy sensibles a las entonaciones de la voz. Cuando hablan no siempre miran al interlocutor y, en general, manifiestan predilección por el canal auditivo. Cuando se utiliza el sistema de representación auditivo se hace de manera secuencial  ordenada. Las personas aprenden mejor cuando reciben la información oralmente, necesitan escuchar su grabación mental paso a paso. Las personas que memorizan de forma auditiva no pueden olvidarse de nada, porque no sabrían como seguir. El sistema auditivo no permite relacionar conceptos o elaborar conceptos abstractos con la misma facilidad que el sistema auditivo, y no es tan rápido, pero es fundamental en el aprendizaje de los idiomas y de la música.

-Kinestésico:

las personas que tienen este canal como referente, dan importancia a las sensaciones, manejan sus aspectos afectivos y emocionales, y hablan lentamente con predominio de los registros graves. Actividades como los deportes o escribir a máquina son algunos ejemplos de utilización kinestésica en aprendizaje. Aprender a utilizarlo es lento, mucho más que cualquiera de los otros dos sistemas, pero es más profundo. Las personas que utilizan el sistema kinestésico necesitan más tiempo que los demás, pero su lentitud no tiene que ver con la falta de inteligencia, sino con su manera de aprender.
En resumen, la PNL relaciona los programas de comportamiento surgidos de la percepción; y su correlación con los comportamientos externos y verbales. Los especialistas denominan la PNL como la experiencia subjetiva desde el punto de vista de estructura, que no hace ningún juicio de valor sobre el comportamiento de las personas, sino que se vale de la observación para determinar los canales de comunicación de la misma.

TEORÍA DE LOS TIPOS LÓGICOS



Planteada por Russel y Witehead en “Principal Mathematic”. En él se definen:
-    Noción de clase lógica
-    Elementos de lógica: contiene una característica común a todos los elementos: clase.
De lo que se deduce que:
-    Existe discontinuidad lógica entre la clase y sus elementos.
-    La clase lógica no es miembro / elemento de sí mismo.
-    Un elemento no es la clase.
En comunicación existen los elementos en diferentes niveles lógicos: las Paradojas se producen cuando usamos simultáneamente la clase y un elemento, y se contradicen: el lenguaje paradójico (ver más adelante).

PSICOANÁLISIS



La personalidad está dividida en 3 niveles:



- ELLO:

Es el nivel que permanece oculto y que está formado por pulsiones y principios. Una pulsión es un impulso muy intenso que intenta constantemente salir al exterior. Un principio es un conjunto de pulsiones de características comunes. El ELLO está formado por dos principios con sus pulsiones correspondientes:

-  Principio de realidad:

Su pulsión se llama conservación. En este nivel se encuentran las conductas que se encargan del instinto de supervivencia, de mantener la vida utilizando cualquier medio. A este nivel se le llama preconsciente.

-  Principio de placer:

Se llama también inconsciente y está formado por dos pulsiones

- Pulsión sexual o libido,

a la que Freud también llama Eros.

- Pulsión relacionada con la muerte

, a la que llama repetición o Tánatos.

- YO:

Es la parte consciente sirve para canalizar el ELLO acomodándolo al SUPER YO. En ella se encuentran los deseos, emociones, recuerdos y conductas que están admitidos por la sociedad.

- SUPER YO:

Es el nivel opuesto al ello y está formado por normas y leyes morales que tienen todos los individuos por naturaleza, y que les permite distinguir el bien y el mal. Freud llama a este nivel moral natural, al que le añaden las leyes y costumbres de cada cultura. Este nivel se encarga de censurar o prohibir las pulsiones del ello. Si a pesar de todo, esta prohibición no se cumple, se produce un complejo de culpa. Es la parte social y representa lo aprendido, lo adquirido por normas y mandatos.

El psicoanálisis es el método de curación de los trastornos y enfermedades mentales, que, según Freud, se conocían por la presión que tiene que soportar el YO, y que procede de la oposición entre el ELLO y el SUPER YO. La solución que propone el psicoanálisis es que el ELLO salga al terreno consciente de un modo controlado, por medio del diálogo con el paciente y la interpretación de los sueños.

El inconsciente (intencionalidad, etc.) en la comunicación. Elementos no verbales:

-    Transferencia:

se transfiere al terapeuta (por parte del paciente) relaciones con otras personas.

-    Proyección:

el sujeto desplaza su yo sobre otro sujeto. Coloca en el otro deseos, tendencias… que se niega a sí mismo. Da salida a 2 elementos incompatibles: pasa de culpable a víctima. Codifica información en él. Atribuye al otro lo que se cree que haría.

-    Identificación:

el paciente asume características propias de otro y se comporta como ese otro, sabiendo que no se es él. Codifica información en los mismos términos lo que haría otro.

GESTALT



Estudiada por Koffka y Peris, pertenecientes a la escuela alemana, y hablan del concepto de la figura y el fondo aplicado al ruido y a la redundancia. Consideran que la creatividad, la fantasía, origina el significado de muchas formas. El significado surge al relacionar una figura que es lo que está en el primer plano con el fondo: el contexto de la situación. Estos autores descubrieron que el cerebro tiene una tendencia a completar las formas, denominada ley de la pregnancia.
Una cualidad importante de la Gestalt es su dinámica y la necesidad que tiene de cerrarse y completarse. Cuando una situación es incompleta, se denomina situación inconclusa. Esta situación aporta información y reduce incertidumbre. Si la persona no distingue la figura del fondo y varios sucesos ocupan el primer plano, la persona no tiene el potencial suficiente para completar la información y, por tanto, se produce la confusión. En esta teoría hay un movimiento continuo entre la figura y el fondo de manera que una vez completada la situación surge otra más importante que relega a la anterior.
La Teoría de la Gestalt explica los fenómenos de la percepción. Percibimos “formas”, entendiéndolas como figuras que se destacan sobre un fondo, en un todo con sentido.

Las representaciones son iguales (en su esencia) para los hombres y o para los animales. El mecanismo de otorgar sentido a las expresiones es igual. En los animales se llaman displays. El mecanismo básico es también igual, pero con diferencias, ya que el hombre es capaz de elaborar abstracciones ligadas a representaciones sociales y culturales, mientras que en los animales están ligadas a representaciones de tipo biológico.
Las representaciones son una actividad que el hombre lleva a cabo continuamente. Equivalen a la autoconciencia del mundo que nos rodea. Esto cumple una función adaptativa que nos permite incorporar nuevos datos y así una representación puede convertirse en otra distinta.

En la comunicación, las representaciones actúan dando significado a las expresiones. Atribuimos un significado a los significantes, pero también asignamos un sentido preciso a esas expresiones, dependiendo del código semántico que estemos utilizando, y éste, a su vez, depende de otros códigos culturales, de contexto social, etcétera. A esto se le llama “competencia comunicativa de los actores” lo que es la capacidad de ambos actores para producir e interpretar mensajes de forma razonable y contextualizada. A partir de esta competencia comunicativa realizamos lo que se llaman:

- Inferencias:

tienen que ver con que nunca recibimos informaciones exhaustivas aunque somos capaces de entenderlas tal y como las recibimos.

- Metarreglas:

marcos que nos pautan toda la interacción, nos dictan lo que es correcto, regular, bueno… en toda situación.

- Cooperación conversacional:

presuponer que el otro me va a dar la información necesaria par que yo pueda descodificar el mensaje de manera adecuada. Esta no es una regla lógica, sino comunicativa.

El tono de la voz, la gestualidad, etcétera, nos indican un estado de ánimo o el sentido de una frase. A veces la comunicación utiliza representaciones consolidadas. Entran en juego una serie de informaciones y conocimientos compartidos y comunes a todos, que posibilitan la integración de todos los miembros. Facilitan el consenso. Actúan dotando de sentido a los mensajes. Los códigos sociocomunicativos o sociales son relativos a un lugar y un momento determinados o a todo un grupo social.
En las representaciones influyen factores individuales (dependiendo de la experiencia personal y del carácter del comunicador). El sujeto opera con los datos que le son más próximos o familiares. Las representaciones tienen un común denominador dado por el manejo de códigos comunes, pero estos cambian también en función de cada actor.

Según los gestaltistas la percepción de personas está muy relacionada con la de objetos.
-    Ambos son procesos psicológicos estructurados. Categorización de percepciones.
-    Tienen a buscar los elementos invariantes de los estímulos
-    Tienden a otorgar significado a lo que perciben. Interpretación.

Investigación de S. Asch (gestaltista). Modelos de tendencia relacional (posición constructivista/gestáltica). Los diversos elementos están organizados como un todo y cada rasgo afecta y se ve afectado por los demás generando una impresión distinta cada vez difícil de predecir. Asch diferencia entre rasgos centrales y secundarios en función del ambiente.

Los niveles de contenido y relaciones de la comunicación



Toda interacción implica un compromiso y, por ende, define la relación. Esta es otra manera de decir que una comunicación no sólo transmite información sino que, al mismo tiempo, impone conductas. Estas dos operaciones, según Bateson, se conocen como los aspectos “referenciales” y “conativos”, respectivamente, de la comunicación.
El aspecto referencial de un mensaje transmite información y, por ende, en la comunicación humana es sinónimo de contenido del mensaje. Puede referirse a cualquier cosa que sea comunicable al margen de que la información sea verdadera o falsa válida, no valida o indeterminable.
El aspecto conativo se refiere a que tipo de mensaje debe entenderse que es, y por ende, en última instancia, a la relación entre los comunicantes.
El aspecto referencial transmite los datos de la comunicación, y el conativo, cómo debe entenderse dicha comunicación.
El aspecto relacional de una comunicación, resulta, idéntico al concepto de metacomunicación.
Se concluye entonces, que toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional tales que el segundo clasifica al primero y es, por ende, una metacomunicación.

El contenido y la relación entre comunicantes.



Se distinguen:

- Contenido:

función referencial del mensaje básico, transmite un contenido (transmitir un mensaje y entablar una relación con el comunicante).

- Aspectos relacionales:

relación que se establece entre comunicantes, función conativa. Son muy importantes e insoslayables.

Los aspectos relacionales son el metamensaje:

decir cómo tiene que ser entendido el contenido. Todo lo que apela al contenido: un 2º contenido que versa sobre el 1º. Este aspecto relacional es el que suele cobrar más importancia en la comunicación, aunque no siempre. Según el contexto y tipo de comunicación, predominará el contenido o la relación.
Todo mensaje tiene una forma de ser emitido, en la que se forma y se codifica la relación que se va a establecer entre comunicantes.
Ambos aspectos son importantes en todo los niveles. A veces se superponen y mezclan, otras veces están de acuerdo ambos aspectos. Otras se produce desacuerdo entre ambos planos. También puede haber acuerdo en contenido pero en la relación (la comunicación no tiene expectativas de futuro), y viceversa (sí hay expectativas de futuro). Contenido y relación no tienen que ir irremediablemente unidos para bien.

Contenido y relación
Significado y sentido
Sentido literal y sentido metafórico
Comunicación y metacomunicación
Com. verbal y com. no verbal
Denotativo y connotativo
Digital y analógico

Comunicación digital y analógica



En la comunicación humana es posible referirse a los objetos de dos maneras totalmente distintas. Estos dos tipos de comunicación, uno por semejanza autoexplicativa y el otro, mediante una palabra, son, desde luego equivalentes a los conceptos de las computadoras analógicas y digitales, respectivamente.
Las palabras son signos arbitrarios que se manejan de acuerdo con la sintaxis lógica del lenguaje.
En la comunicación analógica que es virtualmente, todo lo que sea comunicación no verbal,  hay algo particularmente “similar a la cosa” en lo que se utiliza para expresarla.
Los seres humanos se comunican tanto digital como analógicamente. El lenguaje digital cuenta con una sintaxis lógica sumamente compleja y poderosa pero carece de una semántica adecuada en el campo de la relación, mientras que el lenguaje analógico posee la semántica pero no una sintaxis adecuada para la definición inequívoca de la naturaleza a de las relaciones.

- Contenidos:

códigos digitales. Lenguaje verbal. Son códigos precisos, con unidades bien definidas y delimitadas.

- Relación:

códigos analógicos, no verbales. Gestualidad, entonación. Son más imprecisos, unidades más difíciles de delimitar y diferenciar.

Ambos tipos se diferencian:

- A escala semántica:


-  Los códigos digitales: la relación entre el signo y aquello que significa es arbitraria, convencional, sólo basada en un acuerdo social.
-  Los códigos digitales: la relación es distinta, de continuidad. No existe ruptura entre el signo y aquello que significa.

- A escala sintáctica:


-  Los códigos digitales: las unidades son articulables, combinables.
-  Los códigos analógicos: no son articulables ni combinables. Suelen depender del contexto para su interpretación.

La comunicación analógica en el ámbito terapéutico tiene para el enfoque comunicacional una importancia básica para la comprensión del problema presentado. Se presupone que el problema de un niño o el síntoma de un adulto son en sí mismos una metáfora. Si la pareja se vuelve inestable y corre el peligro de disolverse, es posible que un hijo desarrolle un síntoma que exija a los padres prodigarle activos cuidados en vez de centrarse en sus reyertas. Desde este enfoque, se postula que analógicamente un síntoma es expresión de un problema.

La realidad, por definición, es analógica: limitación de los códigos digitales para expresarla. Mensaje enmarcado en el metamensaje:
5658.gif

Errores de “traducción” entre material analógico y digital



El material de los mensajes analógicos es sumamente antitético; se presta  interpretaciones digitales muy distintas y a menudo incompatibles. Así, no sólo le resulta  difícil al emisor verbalizar sus propias comunicaciones analógicas, sino que, si surge una controversia interpersonal en cuanto al significado de una comunicación analógica particular, es probable que cualquiera de los dos participantes introduzca, en el proceso de traducción al modo digital, la clase de digitalización que concuerde con su imagen de la naturaleza de la relación.
Los errores básicos que se comenten al traducir  de un modo de comunicación al otro  es el supuesto de que un mensaje es por naturaleza afirmativo o denotativo, tal como lo son los mensajes digitales. Todos los mensajes analógicos invocan significados a escala relacional, y que, por lo tanto, constituyen propuestas acerca de las reglas futuras de la relación. Mediante mi conducta puedo mencionar o proponer, amor, odio, pelea, etc., pero es el otro el que atribuye futuros valores de verdad positivos o negativos a mi propuesta. Ésta es la fuente de innumerables conflictos.
El lenguaje digital posee una sintaxis lógica que lo hace particularmente apto para la comunicación en el nivel de contenido. Pero al traducir el material analógico al lenguaje digital, deben introducirse las funciones lógicas de verdad, pues éstas faltan en el modo analógico. Tal ausencia se vuelve notable en el caso particular de la negación, ya que falta el equivalente del “no” digital. En otras palabras, mientras que resulta simple transmitir  el mensaje analógico: “te atacaré”, es muy difícil transmitir el “no te atacaré”.
La única solución para poder transmitir una negación consiste, primero, en demostrar o proponer la acción que se quiere negar y luego en no llevarla a cabo.
Bateson y Jackson han señalado la importancia de la codificación analógica vs. la digital en la formación de los síntomas histéricos.
Muchos casos de histeria, implican errores de traducción del lenguaje digital al analógico. Si se despoja al lenguaje digital de sus indicadores s de tipos lógicos, se llega a una formación errónea de síntomas.
Si tenemos en cuenta que la primera consecuencia de un derrumbe de la comunicación suele ser la pérdida parcial de la capacidad para metacomunicarse en forma digital acerca de los aspectos relacionales, este “regreso a lo analógico” parece una plausible solución transaccional. Jung en su obra demuestra que el símbolo aparece allí donde lo que llamamos “digitalización” aun no es posible. Pero creemos que la simbolización también tiene lugar cuando la digitalización ya no es posible y que ello suele suceder cuando una relación amenaza con abarcar áreas social o moralmente prohibidas como por ejemplo, el incesto.

TEORÍA DEL DOBLE VÍNCULO


El seleccionar un elemento de la clase y la clase a la vez en el contexto da lugar a una contradicción que invalida al elemento. Los mensajes contradictorios dan lugar a situaciones paradójicas.
Bateson y Jackson formulan esta teoría, la del Doble Vínculo, que se produce cuando el sujeto no es capaz de descodificar esos dos mensajes / nivel lógico como diferentes. Plantean las contradicciones a las que se ve sometido el sujeto, un mensaje emitido a escala analógico y otro digital, y se contradicen.
La Doble Coacción es esa contradicción, doble mandato o ambivalencia que se le presenta al sujeto. Se produce un bloqueo mental en el sujeto y en su capacidad de actuar coherentemente, quedando el sujeto sin lugar de reaccionar. Estos sujetos en situaciones sin soluciones, el colapso mental deriva en enfermedad mental, como la esquizofrenia (aunque deben darse ciertos requisitos).

La imposibilidad de no comunicarse



Los esquizofrénicos se comportan como si trataran de negar que se comunican y luego encuentran necesario negar también que esa negación constituye en sí misma una comunicación. Pero es posible que el paciente de  la impresión de querer comunicarse aunque sin aceptar el compromiso inherente de toda comunicación: aseveraciones con múltiples significados condensados que al mismo tiempo quedan descalificados por el tipo de conducta no verbal expresada al comunicarse.
El esquizofrenés es un lenguaje que obliga al interlocutor a elegir entre muchos significados posibles que no sólo son distintos sino que también pueden resultar incompatibles entre sí. Así se hace posible negar cualquier aspecto de un mensaje o todos sus aspectos. Aun cuando una aseveración este condensada  de tal modo que es imposible todo reconocimiento inmediato constituye una descripción de la situación paradojal en la que se encuentra el esquizofrénico.
Este fenómeno tiene consecuencias mucho más amplias para la interacción humana. Cabe suponer que el intento de no comunicarse puede existir en cualquier otro contexto en que se desea evitar el compromiso inherente de toda comunicación.

Tipos y ejemplos:



Rechazo de la comunicación: 

El pasajero A puede hacer sentir al pasajero B en forma mas o menos descortés, que no le  interesa conversar. Puesto que ello es reprobable desde el punto de vista de la buena educación, se necesita valor para hacerlo y da lugar a un silencio mas bien tenso e incómodo, de modo que de hecho, no se ha evitado una relación con B.

Aceptación de la comunicación:

El pasajero A termina por ceder y entablar conversación con B. Probablemente se odiará a sí mismo y a la otra persona por su propia debilidad. El pasajero B guerra averiguar todo acerca de A, incluyendo pensamientos, sentimientos y creencias.

Descalificación de la comunicación:

A puede defenderse mediante la técnica de la descalificación; esto es, puede comunicarse de modo tal que su comunicación o la del otro queden invalidadas. Las descalificaciones abarcan una amplia gama de fenómenos comunicacionales, tales como autocontradicciones, cambios de tema, incongruencias, oraciones incompletas, malentendidos. No es sorprendente que recurra habitualmente a este tipo de comunicación todo aquel que se ve atrapado en una situación en la que se siente obligado a comunicarse, pero al mismo tiempo desea evadir el compromiso inherente a toda comunicación. Desde el punto de vista comunicacional por lo tanto, no hay una diferencia esencial entre la conducta de  un in llamado normal que ha caído en manos de un entrevistador experimentado y la de un llamado mentalmente perturbado que se encuentra en idéntico dilema: ninguno de los dos puede no comunicarse, pero probablemente por razones propias  tienen miedo o no desean hacerlo.

El síntoma como comunicación



Hay una ultima respuesta que A le puede dar a B, para defenderse de su locuacidad: puede fingir borrachera, sordera, somnolencia ignorancia del idioma. La teoría de la comunicación concibe a un síntoma como un mensaje no verbal: no soy yo quien quiere o no hacer esto, sino algo fuera de mi control (mi esposa, la educación recibida, la mala visión, el alcohol).
Plantear la solución de la metacomunicación, pero no siempre es posible, por los contextos sociales. Deben darse ciertos requisitos:
-  Que los dos sujetos dependan fuertemente el uno del otro, y que la relación tenga gran valor.
-  Situación que se dé de forma prolongada y reiterada en el tiempo.
-  Que se dé la doble coacción y contradicción.
-  Que la situación resulte para el sujeto sin escape, impuesta como una realidad pragmática de la que no puede huir.

La teoría ha sufrido cambios, dos correcciones al planteamiento original.
-    No debe concebirse como una relación víctima-verdugo sino una relación conflictiva que atrapa a los dos.
-    No se sitúa dentro del vínculo familiar, sino que éste se establece dentro del Doble Vínculo.

La comunicación paradójica


Cuando se produce una oscilación entre dos planos, puntos de vista, se produce la paradoja.
La teoría de la disonancia estudia todas las situaciones en que el receptor se encuentra en desacuerdo con el mensaje. Existen situaciones en las que el mensaje presenta tal formulación que es prácticamente imposible acomodarse a él. El prototipo de semejante mensaje sería: “Sea espontáneo”: toda persona compelida a tener ese comportamiento se encuentra una posición insostenible, pues para obedecer tendría que ser espontánea por obediencia. (Amado y Guitet, 1978).
Otras fórmulas paradójicas: “Deberías amarme”. “No seas tan dócil”. “Eres libre de partir, lo sabes, no te preocupes si lloro”.
En la comunicación paradójica, el mensaje emitido soporta una doble coerción en este sentido:
-    Afirma algo
-    Certifica algo sobre su propia afirmación
-    Estas dos afirmaciones se excluyen

Otro ejemplo: la madre de familia recuerda a su hijo que ya no es un niño, pero que en cuanto éste pretende adquirir una real autonomía, lo llama enseguida al orden, con lo que manifiesta su deseo inconsciente de no ver crecer al niño, con el consiguiente riesgo de que aquél se vea gravemente perturbado. Estas situaciones pueden derivar en esquizofrenias hebefrénicas, paranoicas o catatónicas.





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License