Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Alf Ross - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Introducción al Derecho. Filosofía jurídica. Realismo jurídico escandinavo. Positivismo y Derecho natural


Breve introducción sobre el autor:


Profesor de la Universidad de Copenhague, Alf Ross es una de las principales figuras de la filosofía jurídica contemporánea.
Los lectores de habla castellana conocemos ya dos de sus libros más importantes: Hacia una ciencia realista del derecho y Sobre el derecho y la justicia.
Este trabajo contiene referencias a varios importantes ensayos del pensador dinamarqués, entre los que se cuentan algunos que se publican en castellano antes que en ningún otro idioma.
Ross fue discípulo de Hagerstrom en Upsala y de Kelsen en Viena.
Como ellos, ha hecho un culto del rigor en el examen de los problemas jurídicos. Una de las ideas centrales de su vasta producción es la de liberar al pensamiento de los juristas de ideas míticas o de presupuestos no verificables, que no compadecen con el desarrollo actual de la ciencia. Obsesionado por alcanzar en el campo del derecho el ideal de claridad y precisión que orienta a otros dominios del saber humano, Ross atribuye a la filosofía jurídica el papel de analizar, en la forma de una reconstrucción racional, los conceptos que manejan quienes abordan el derecho con pretensión científica.
El nombre de Ross está directamente ligado al llamado “realismo jurídico escandinavo”, movimiento que se vincula, a su vez, con el positivismo lógico. Hoy en día es imposible ignorar la influencia de este fecundo movimiento filosófico, cualesquiera hayan sido los excesos en que incurrieron sus primeros exponentes. Esta es una razón adicional para que los juristas que deseen abrirse a las incitaciones del mundo en que nos ha tocado vivir se acerquen a la obra de Alf Ross.

ALGUNOS FRAGMENTOS MÁS SIGNIFICATIVOS DE ALF ROSS



Hace aproximadamente un año tuve el honor de dar dos conferencias en al Universidad de Buenos Aires sobre el tema El positivismo jurídico y el derecho natural. Este problema es considerado a menudo como el límite más importante dentro de la filosofía jurídica, que divide esta disciplina en dos campos hostiles e irreconciliables. Los positivistas han calificado las doctrinas del derecho natural de creencias basadas en ideas metafísicas o religiosas, incompatibles con los principios del pensamiento científico; y por su parte, los jusnaturalistas han acusado a sus adversarios de falta de comprensión del reino del espíritu y de los valores, un reino que es bien real, aunque no pueda ser descubierto o descrito por medio de la experiencia sensorial. [El problema se plantea así: ¿cómo podemos conocer lo divino, qué es lo absoluto?… Hay conocimiento y conocimiento: está el que se basa en los datos sensoriales y en experiencias físicas, y está el que se apoya en un requerimiento inequívoco de nuestro espíritu, que no puede ser confirmado por ninguna experiencia sensorial, pero, cabe destacar, tampoco puede ser negado, por la sencilla razón de que pertenece a un orden de verdades que trasciende los fenómenos del mundo]. Ellos han llegado incluso a acusar a los positivistas de torpeza moral y complicidad en las abominaciones del régimen de Hitler.
En mis conferencias no intenté de manera alguna disminuir la importancia de la cuestión. Traté, sin embargo, de señalar que hasta cierto punto la discusión ha sido confundida por falta de claridad en cuanto al significado de la expresión “positivismo jurídico”, que prácticamente no ha sido jamás definida con precisión. Intenté especialmente mostrar que el aspecto más agudo de la controversia - a saber la crítica de la actitud que se revela en el slogan “Gesetz ist Gesezt” (la ley es la ley), como una actitud sin sentido moral y parcialmente responsable del régimen de Hitler - nada tiene que ver con el positivismo jurídico entendido correctamente, sino que es en realidad una controversia entre dos escuelas jusnaturalistas divergentes.
En este trabajo quiero retomar esta línea de investigación y elaborarla de una manera que no puede hacerse en una exposición oral. Mis observaciones se referirán especialmente al significado y función del concepto de validez en la teoría del derecho.

A) ¿Qué se entiende por “positivismo jurídico”?



Aunque se usa con frecuencia, la expresión “positivismo jurídico” nunca ha tenido un significado que haya recibido aceptación general. En la mayoría de los casos, la expresión es usada vagamente, sin ninguna connotación definida. Si ha de designar un punto de vista contrario a la filosofía del derecho natural, tiene que ser tomada como que significa no una doctrina específica, sino un amplio enfoque general frente a los problemas de la filosofía jurídica y de la teoría del derecho. Del mismo modo, la expresión opuesta, “derecho natural”, tiene que ser entendida también en forma amplia como designando una actitud o punto de vista general.
Dada la manera como el término “positivismo” es usado en general en la filosofía, me parece razonable tomar la expresión “positivismo jurídico” en sentido amplio, como significando una actitud o enfoque de los problemas de la filosofía jurídica y de la teoría del derecho, basado en los principios de una filosofía empirista y antimetafísica. En contraposición, la expresión “derecho natural” es tomada en sentido amplio para designar la actitud o enfoque de los problemas de la filosofía jurídica y de la teoría del derecho, basado en la creencia de que el derecho no puede ser descrito o comprendido exhaustivamente en términos de principios empiristas, sino que requiere una interpretación a la luz de los principios y de las ideas inherentes a la naturaleza racional o divina del hombre, principios e ideas apriorísticos que trascienden el mundo de los sentidos.

La vaga expresión “principios empiristas” puede, por supuesto, ser interpretada de varias maneras. Tal como la entiendo, conduce a dos tesis fundamentales que para mí constituyen el núcleo del positivismo jurídico.

Primero, la tesis de que la creencia en el derecho natural es errónea. No existe tal derecho; todo derecho es positivo. Por supuesto, ésta es una tesis que pertenece al campo general de la filosofía moral, de la ética. Esta tesis niega que los principios o juicios éticos (morales, jurídicos) sean la expresión de verdades, algo a ser descubierto y establecido objetivamente mediante algún proceso de conocimiento. La ética (o moral, en sentido amplio) es usualmente dividida en dos partes por los partidarios de las teorías cognoscitivas:
moral en sentido estricto y derecho natural. La moral, se sostiene comúnmente, se refiere al destino y fin ético último del hombre, mientras que el derecho natural trata de los principios y normas que deben regir la vida del hombre en la sociedad civil (el Estado) para que pueda realizar su destino moral. Los principios éticos son, entonces, principios de la moral o del derecho natural. La negación positivista de la existencia del derecho natural es una consecuencia implícita en la doctrina más general que niega la existencia de todo conocimiento ético: No hay derecho natural como no hay una moral natural.

La segunda tesis fundamental del positivismo jurídico es una doctrina que pertenece a la teoría o metodología de la ciencia del derecho. Afirma que es posible establecer la existencia y describir el contenido del derecho en un determinado país en un momento determinado en términos puramente fácticos, empíricos, basados en la observación e interpretación de hechos sociales (conducta y actitudes humanas); afirma, en especial, que no hace falta recurrir a ideas o principios tomados del derecho natural o la moral natural. Esto se aplica en particular a la idea de validez. En la medida en que este término es tomado como que significa que el derecho posee una fuerza moral intrínseca (la “fuerza obligatoria”) que constriñe a los súbditos, no solo mediante la amenaza de sanciones sino también moralmente, en conciencia, en esa medida el término no tiene sentido ni función dentro de la doctrina del derecho. La validez, en esta interpretación, es una idea apriorística que no puede ser reducida a términos empíricos definidos por medio de hechos observables. Ahora bien, si la ciencia del derecho - y por esta expresión entiendo la actividad que pretende describir el derecho efectivamente en vigor en cierto país en un momento determinado - se ha de entender como una ciencia empírica, no puede haber lugar en ella para ningún concepto de este tipo.

Cuando uno va de un país a otro es fácil observar cambios topográficos y climáticos; y nadie dudaría de que estos hechos pueden ser descritos sin necesidad de trascender los principios empiristas. A pesar de que los hechos son más complicados, y más difícil de ser captados y descritos, la situación es la misma en el caso del derecho de un país. Es un hecho, fácil de observar, que Suiza es montañosa mientras que Dinamarca es llana. También es un hecho que de acuerdo con el orden jurídico dinamarqués las mujeres tienen derecho a votar para elegir el Parlamento, mientras que en la Federación Suiza no lo tienen. Sin embargo, puede ser difícil indicar exactamente a que hechos nos referimos cuando hablamos de la existencia de una regla jurídica. Esto último puede ser explicado de varias maneras por las distintas doctrinas positivistas. Estas teorías comparten, en tanto que positivistas, la convicción de que enunciar la existencia de una regla jurídica como perteneciente al derecho de un país en un momento determinado es enunciar un conjunto de hechos sociales observables.

El postulado contenido en la segunda tesis del positivismo jurídico tiene el mismo significado que el “grito de guerra” de Austin: “La existencia del derecho es una cosa; otra cosa es su mérito o demérito”. Por que esto significa exactamente que el derecho es un hecho; y que un hecho continúa siendo tal le guste a uno o no; y sea que se lo considere en armonía o en conflicto con  algunos principios del derecho natural, cuya verdad se presupone. Sin embargo, cuando se alude a esta doctrina, como frecuentemente ocurre, como la doctrina de la separación entre el derecho y la moral, la referencia es en alto grado engañosa. Es obvio que los hechos jurídicos y morales se encuentran relacionados entre sí de varias maneras. Las ideas morales son, sin lugar a dudas, uno de los factores causales que influyen en la evolución del derecho; y éste, por su parte, influye a su vez en las ideas y actitudes morales predominantes. También es bien conocido que las valoraciones morales son frecuentemente incorporadas al derecho a través de los llamados standars jurídicos. No hay razón para que un positivista niegue esta mutua dependencia o cualquier otra relación posible entre el derecho y la moral (moral positiva, hechos morales). Si esto hubiera sido entendido siempre así, se habría evitado una gran cantidad de críticas y discusiones irrelevantes.

Nos habríamos ahorrado otras discusiones si se hubiera advertido que un positivista jurídico no puede ser considerado responsable de todas las opiniones sostenidas en nombre del positivismo, así como un jusnaturalista no puede ser responsable por todas las doctrinas propugnadas como doctrinas del derecho natural. Por mi parte, quiero especialmente dejar sentada mis discrepancia con un conjunto de doctrinas que derivan de una concepción demasiado elemental de los hechos sociales que constituyen un orden jurídico. Me refiero a la interpretación austiniana del derecho como órdenes emanadas de una voluntad poderosa que en caso de desobediencia las impone mediante el empleo de la fuerza física; y a varias doctrinas que derivan de este modelo jurídico: la teoría imperativista, la teoría de la fuerza “detrás” del derecho y la teoría mecánica del proceso judicial.

Esta última teoría, especialmente, que niega que el derecho tenga otras fuentes además de la legislación (y la costumbre) y que describe la actividad del juez en términos lógico-mecánicos, que no dejan lugar a la discreción inteligente o al ejercicio de valoraciones morales o sociales, ha sido atacada como un dogma positivista. Sin embargo, tal teoría no se deriva de las premisas empiristas. Si, no obstante ello, es considerada como una doctrina positivista, esta opinión constituye un mal entendido o revela una ambigüedad en la noción de positivismo. Una teoría restringida de las fuentes del derecho, y una teoría de la interpretación que se atiene a las palabras usadas, a deducciones “lógicas” y a construcciones conceptuales, puede ser llamada “positivista” en el sentido de “lo expresado en frases definidas, lo establecido en decisiones arbitrarias”, pero no en el sentido de “lo basado en la experiencia y en la observación de los hechos”. Por lo tanto, es perfectamente posible aceptar con complacencia una evolución hacia una teoría de la interpretación judicial más inteligente, guiada por valoraciones, sin unirse a quienes claman por un retorno al derecho natural. “Alejarse del formalismo” no es de ningún modo lo mismo que “regresar al derecho natural”.

B) ¿Qué se entiende por “Derecho natural”?


Resulta menos difícil, creo, explicar qué se entiende por “derecho natural”. Desde la época de Aristóteles y hasta nuestros días encontramos una tradición ininterrumpida de teorías del derecho natural. Es verdad, por su puesto, que la fundamentación teorética y el tenor práctico de esta filosofía han variado mucho. Algunas veces el derecho natural se ha basado en concepciones teológicas; en otras ha sido concebido racionalmente. La naturaleza de la que se han derivado los principios universales ha sido la naturaleza del cosmos, o de Dios, o de la sociedad y la historia, pero más frecuentemente lo ha sido la naturaleza del hombre como ser racional. Podemos distinguir así entre un derecho natural teológico, sociológico, histórico, y racional antropocéntrico. Y desde un punto de vista político práctico las teorías jusnaturalistas han sido tanto conservadores como evolucionistas o revolucionarias. En el ámbito de la filosofía política todos los sistemas políticos, desde el absolutismo extremo hasta la democracia directa, han sido justificados por los filósofos del derecho natural.

A pesar de todas las divergencias, hay una idea común a todas las escuelas del derecho natural: la creencia en que existen algunos principios universalmente válidos que gobiernan la vida del hombre en sociedad, principio que no han sido creados por el hombre sino que son descubiertos, principios verdaderos, que son obligatorios para todos incluso para aquellos que no pueden o no quieren reconocer su existencia. La verdad de estas leyes no puede ser establecida por medio de los métodos de la ciencia empírica si no que presupone una interpretación metafísica de la naturaleza del hombre. Por esa razón la validez de estas leyes y las obligaciones que derivan de ellas no apuntan a nada observable. La validez de las leyes del derecho natural nada tiene que ver con su aceptación o reconocimiento en los espíritus de los hombre; y la obligación que las mismas crean nada tiene que ver con ningún sentimiento de sentirse obligado con ninguna sanción de la conciencia, con ninguna otra experiencia. La validez incondicional de las leyes y el carácter no psicológico de la obligación son simple consecuencias del punto de partida según el cual esas leyes son descubiertas, son dadas objetivamente, son una realidad, aunque no la realidad susceptible de observación sensorial. El proceso cognoscitivo por medio del cual esas leyes son descubiertas y enunciadas es diferente el proceso empírico pero el resultado es el mismo: conocimiento, captación, verdad. La validez “universal” de las leyes significa lo misma que la universalidad de un enunciado verdadero, lógico o empírico, a saber, su independencia de las variables condiciones subjetivas.
Como he dicho precedentemente, el “derecho natural” es considerado la parte de la ética general que se ocupa de los principios que deben gobernar la vida del hombre en la sociedad organizada con sus semejantes para posibilitar que alcance su destino moral.

C) ¿Hasta qué punto se oponen el positivismo jurídico y el derecho natural?



Es obvio que el derecho natural y lo que he llamado la primera tesis del positivismo jurídico son antagónicos, por que dicha tesis niega específicamente la existencia de todo derecho natural. Debe destacarse sin embargo, que este conflicto no se produce dentro del campo de la filosofía jurídica, si no en el terreno general de la ética o filosofía moral. El derecho natural no es mas que una parte de la ética y la negación positivista de la existencia del derecho natural se basa en la negación general de todo conocimiento ético. Aunque toda persona tiene derecho a dar su opinión sobre esta cuestión - como sobre cualquier otra - es menester admitir, creo, que una discusión seria solo es posible entre gente suficientemente familiarizada con el moderno debate de la filosofía moderna sobre el status lógico y el valor de verdad de los juicios morales.

El problema interesante es saber si hay o no conflicto entre las doctrinas del derecho natural y la segunda tesis positivista, que afirma que un orden jurídico es un hecho social que puede ser descrito en términos puramente empíricos. Comúnmente se acepta que existe tal conflicto trataré de mostrar que no es así, o, en todo caso, que las divergencias de opinión no son más que una cuestión de clasificación y de terminología.
Es verdad, sin embargo, que el derecho natural es usualmente presentado de tal manera que provoca la impresión de que existe un serio conflicto con los postulados empiristas. Los principios del derecho natural, se dice comúnmente, especialmente la idea de justicia, esta necesariamente implícitos en el concepto de derecho. Ello significa que ningún orden puede ser reconocido como jurídico si no encarna esos principios por lo menos en cierto grado. Un orden que de ninguna manera esté inspirado por las ideas de justicia, un orden que no es ni siquiera una tentativa, por defectuosa que sea, de llevar acabo los principio del derecho natural no es un orden jurídico sino un orden de fuerza bruta un régimen de gángster. Un gángster puede tener éxito en establecer un régimen de terror y podemos vernos forzados a obedecer sus órdenes. Pero un régimen de terror no es un régimen de derecho. ¿Cuál es la diferencia? Que no está basado en la justicia y, en consecuencia, carece de validez o fuerza obligatoria. Un orden jurídico, por lo contrario, esta embestido de validez o fuerza obligatoria precisamente por que se funda en la idea de justicia.

Este es el tenor de jusnaturalismo corriente; parece claro que contradice la posición normativista en tanto apela al derecho natural y a la noción apriorística de validez como inherente el concepto de derecho, noción que es la base para la descripción de un orden jurídico. Examinemos ahora más detenidamente esa “validez” o “fuerza obligatoria” que, según se dice, caracteriza la idea de un orden jurídico. La fuerza obligatoria, se expresa, significa que tenemos el deber de obedecer el derecho. ¿A qué clase de deber se alude aquí?.
Parece obvio que el deber de obedecer el derecho no puede significar una obligación o un deber jurídico en el sentido en que estas palabras son usadas para describir la situación jurídica que en ciertas circunstancias surge de una norma jurídica, por ejemplo, la obligación del deudor de pagar una deuda estipulada. Por que una obligación en este sentido técnico significa que el deudor corre el riesgo de que se ejerzan contra él sanciones jurídicas; pero no hay ni puede haber sanción por el acto de “no obedecer el derecho” diferente de la sanción de no pagar la deuda.

En otros términos: un deber es siempre un deber de comportarse de cierta manera. En este caso la conducta requerida es “obedecer el derecho”. ¿Cómo obedecemos el derecho? Cumpliendo con nuestras obligaciones, por ejemplo pagando nuestras deudas. De aquí se sigue que la obligación de obedecer el derecho no prescribe ninguna conducta que no esté ya prescrita por el derecho mismo. De aquí de deduce, a su vez, que si el deber de cumplir con las pretensiones de un orden jurídico ha de significar algo distinto de las obligaciones prescritas directamente por este orden, la diferencia no puede consistir en la conducta requerida - aquella a la cual estamos obligados - sino exclusivamente en la manera en que estamos obligados a comportarnos. El significado de la fuerza obligatoria inherente a un orden jurídico consiste en que las obligaciones jurídicas de acuerdo con la reglas del sistema, por ejemplo, la obligación de pagar una deuda, no son meros deberes jurídicos que derivan de la amenaza de las sanciones jurídicas, sino también deberes morales, en el sentido apriorístico de verdaderas obligaciones morales que derivan de los principios del derecho natural que acuerdan al orden jurídico su validez o fuerza obligatoria. El deber de obedecer el derecho es un deber moral hacia el sistema jurídico, no es un deber jurídico conforme al sistema. El deber hacia el sistema no puede derivarse del sistema mismo sino que tiene que surgir de reglas o principios que están fuera del mismo.
Esto significa que la validez o fuerza obligatoria no es realmente una cualidad inherente al sistema jurídico sino algo derivado de los principios del derecho natural. La afirmación de que un orden jurídico posee validez o fuerza obligatoria nada nos dice acerca de obligaciones o hechos jurídicos sino que expresa nuestras obligaciones morales. Tal afirmación pertenece a una conferencia sobre filosofía moral y nada tiene que ver con la descripción del orden jurídico.

Sostengo que no hay ninguna razón para que un filósofo del derecho natural no admite la tesis positivista y no reconozca que un orden jurídico es un hecho social a ser descrito en términos puramente empíricos, sin referencia al concepto de validez. El jusnaturalista se ocupa de la cuestión de cierto orden fáctico obliga a las personas también moralmente (en su conciencia, si ellas tienen suficiente comprensión de lo que la verdadera moral requiere). Pero antes de que pueda responderse a esta pregunta es menester saber si existe un cierto orden fáctico, y cual es su contenido. En consecuencia, la pregunta sobre la validez necesariamente presupone la tesis positivista, a saber, que la existencia de un cierto ordenamiento jurídico puede ser verificada y su contenido descrito, independientemente de ideas morales o jusnaturalistas.

La única cuestión que puede separar a los jusnaturalistas de los positivistas es de clasificación y terminología; un orden fáctico en total desacuerdo con los principios de justicia - por ejemplo, el régimen nazi bajo Hitler -, ¿debe ser clasificado de un orden jurídico, o este rótulo debe reservarse para aquellos órdenes que en alguna medida se basan en los principios del derecho natural?
La importancia de esta cuestión no debe ser sobreestimada. Si un jurisnaturalista quiere reservar el término “derecho” para un orden revestido de algún valor moral es porque quiere destacar terminológicamente la diferencia moral entre diferentes sistemas. Y si un positivista prefiere clasificar como orden jurídico todo orden que tenga la misma estructura que un orden jurídico típico, cualquiera sea su valor moral, es por que quiere destacar, también terminológicamente, la similitud fáctica estructural entre sistemas diversos, cualesquiera sean sus calificaciones morales. Un sistema tal como el régimen nazi puede ser descrito con los mismo conceptos y la misma técnica que usamos para los sistemas jurídicos típicos.
Personalmente, yo prefiero un criterio conceptual basado en la conveniencia científica y no en consideraciones morales, por la misma razón que encuentro razonable incluir a los cisnes negros en el concepto zoológico de cisne, aunque algunos puedan pensar que los cisnes negros carecen de valor estético. Si, no obstante, todos entienden claramente el carácter terminológico de la cuestión, no hay razón para tomar en serio la discrepancia.

Resumiendo, sostengo que un filósofo jusnaturalista, en cuanto tal, no tiene razón para negar que el derecho es un hecho social que puede ser descrito en términos puramente empíricos. Como filósofo jusnaturalista se ocupa de una rama de la filosofía moral. Cuando habla de la validez de un cierto orden fáctico se ocupa especialmente de la cuestión de si es o no un deber moral cumplir con las reglas de este orden. Antes de poder responder a ella es necesario saber cuáles son la reglas de este orden, es decir, debemos tener una descripción del mismo en tanto que hecho observable.

El filosofo jusnaturalista no tiene razones para negar que los hechos sociales, al igual que otros hechos, son objeto del conocimiento empírico que se obtiene por medio de métodos empíricos. No tiene mayor importancia que la expresión “orden jurídico” se use o no para designar un orden fáctico cuyas normas han sido concebidas con un espíritu repugnante a las ideas de justicia y humanidad, si su estructura es similar a la de los sistemas jurídicos establecidos.

D) El cuasi positivismo es un tipo de derecho natural



Es satisfactorio notar que el punto de vista defendido en la sección precedente ha sido aceptado por algunos modernos filósofos jusnaturalistas familiarizados con la filosofía general, como, por ejemplo, el profesor Alfred Verdross. En su libro Abendländische Rechtsphilosophie (Filosofía Jurídica occidental) escribe (la traducción es mía):
“Un defensor del jusnaturalismo no puede negar la posibilidad de que existan normas que, aunque contrarias al derecho natural, son eficaces y, por esta razón, adecuadas como objeto de una investigación científica. El partidario del jusnaturalismo está inclusive obligado a tratar de conocer todo el derecho positivo como tal, porque no podrá valorar las normas eficaces si antes no ha establecido su existencia y verificado su alcance y contenido, ya que toda valoración presupone el conocimiento previo del objeto de ella.”
Con estas palabras Verdross acepta la segunda tesis positiva. Y cuando más adelante admite que podría ser razonable reservar el término “derecho” para los sistemas de normas positivas (lo que significa que el “derecho natural” no es “derecho”) ha aceptado plenamente la doctrina positivista de que todo derecho es derecho positivo. Pero sigue siendo un ardiente defensor del derecho natural.
Por otra parte encontramos en Verdross un mal entendido que surge de la ambigüedad de la palabra “positivismo”. Como este mal entendido es tan común y tiene consecuencias sobre la valoración moral de la verdadera actitud positivista, es apropiado considerarlo con algún detenimiento.

Verdross distingue entre lo que él llama el positivismo jurídico dogmático (o extremo) y el hipotético (o moderado). El primer término se aplica a la escuela de pensamiento que niega la existencia de un específico conocimiento ético, y, en particular, un derecho natural compuesto de principios éticos que pueden ser descubiertos y establecidos por la razón humana. La segunda expresión designa la actitud que deja abierta la cuestión de la existencia de un derecho natural, y se limita a afirmar que la respuesta a esta cuestión no tiene ninguna importancia para la ciencia jurídica. El objeto de esta ciencia son los sistemas normativos eficaces, y su existencia puede ser verificada, y su alcance y contenido definidos, sin recurrir a ningún principio de derecho natural.
El lector puede fácilmente advertir que el positivismo definido y defendido por mí en este artículo y en trabajos anteriores tiene que ser catalogado, sin ninguna duda, como “dogmático” o “extremo”, según Verdross. Es por ello que me siento impulsado a objetar con pasión la equívoca interpretación que Verdross da de la posición positivista.

Desde el punto de vista del positivismo jurídico dogmático, dice Verdross, el derecho positivo posee absoluta validez o fuerza obligatoria. Esto significa que el positivista dogmático reconoce y acepta, en forma no crítica, la autoridad moral de cualquier ordenamiento establecido en tanto tal. Verdross califica a esta actitud de Kadavergehorsam (obediencia estúpida, no crítica) y extrae la conclusión de que ningún partidario del positivismo jurídico dogmático puede, sin contradecirse a sí mismo, adoptar una posición firme contra un sistema político, por más abominable que sea.
El razonamiento que está detrás de esta línea de pensamiento es, obviamente, que cuando el positivista niega que la validez del derecho positivo proviene del derecho natural, tiene que admitir que su validez es inherente al derecho positivo como tal, esto es, incondicional, absoluta.

Esto es un grave error. La consecuencia de negar el derecho natural es negar que el derecho positivo posee validez en el sentido en que este término es empleado por el jusnaturalismo. Usado de esta manera, dicho término designa un verdadero reclamo moral de obediencia, independiente de todo reconocimiento por parte de los súbditos. Tal reclamo solo puede basarse en principios éticos. El término no tiene significado alguno para una doctrina que niega todas las verdades éticas. No aparece en el vocabulario de un positivista. Para éste la valoración moral de un régimen político es una cuestión de aceptación personal, subjetiva, de valores y standars.
Sería grato para mí que mi amigo y colega reconociera que es perfectamente posible, sin ninguna autocontradicción, negar la objetividad de los valores y de la moral, y al mismo tiempo ser una persona docente y un compañero de lucha digno de confianza contra un régimen de terror, corrupción, e inhumanidad. La creencia de que los juicios morales no son verdaderos (ni falsos), que no son el resultado de un proceso cognoscitivo, ni una aprehensión (insight) comparable al conocimiento lógico o empírico. De ninguna manera es incompatible con tales juicios emanen de sólidas actitudes morales. La posición positivista no se refiere a la moral sino a la lógica del discurso moral; no a la ética, sino a la metaética.

Es verdad, sin embargo, y habría que insistir en ello para explicar el mal entendido, que un número de autores, comúnmente considerados “positivistas”, han sostenido el punto de vista, descrito por Verdross, de que el orden establecido es, como tal, acreedor a la obediencia. Verdross cita a Bergbohm, el famoso representante de toda una escuela de juristas “positivistas”. Aunque niegan el derecho natural, ellos se aferran a la idea de que el derecho positivo posee “validez”, que ahora deriva de la autoridad del Estado.
Pero esta actitud nada tiene que ver con el empirismo (positivismo verdadero). Ella es una doctrina sobre la “validez”, una filosofía moral caracterizada porque deriva la validez no de principios abstractos inmanentes a la razón humana, sino de la evolución histórica y de las instituciones establecidas.

Esta clase de filosofía moral tiene, hasta donde puedo ver, varias fuentes. Una, pienso, se remonta a las enseñanzas de Martín Lutero, que dio un nuevo alcance a las palabras de San Pablo, que toda autoridad estatal proviene de Dios. Otra puede hallarse en la filosofía de Hegel, condensada en el famoso “slogan”: Lo que es real es válido y lo que es válido es real. También concuerda con la ideología del conservadurismo: lo que tiene éxito está justificado porque Dios ha permitido que lo tenga. Estas diversas tendencias parecen haber creado, especialmente en Alemania, una tolerancia y sometimiento no críticos hacia toda autoridad oficial, hacia cualquier hombre con uniforme. Ésta es la actitud que se revela en el “slogan”: Gesetz ist Gesetz (la ley es la ley), que significa que todo orden jurídico  es derecho, y, como tal, cualquiera sea su espíritu y sus tendencias, debe ser obedecido. Si hay algo de cierto en la creencia de que el “positivismo” preparó el camino para el régimen de Hitler, tiene que ser este tipo de “positivismo” - esta escuela de derecho natural - y no el positivismo verdadero en el sentido de una teoría empirista en el campo de la filosofía moral.
Para evitar confundir a esta escuela de pensamiento con el verdadero positivismo llamarla “cuasi-positivismo”


BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA O CONSULTADA:



- Ross, Alf; Lógica de las Normas. Ediciones Tecnos. Trad. Por José S. P. Hierro. Madrid [ DFIL 4 Ca - 25 ].
- Ross, Alf; El concepto de validez y otros ensayos [ DFIL 5 Ls - 23 ]. Filosofía y Derecho //6. Centro Editor de América Latina
- Ross, Alf; ¿Por qué democracia?; Centro de Estudios Constitucionales [ DFIL 1 Bd - 12 ].

BIBLIOTECAS CONSULTADAS:



- Biblioteca Universidad de Zaragoza
- Biblioteca de la Facultad de Derecho

Autor:

Jorge Valls





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License