Monografías
Publicar | Monografías por Categorías | Directorio de Sitios | Software Educativo | Juegos Educativos | Cursos On-Line Gratis

 

Auditoría de cuentas parte 3 - Monografía



 
DESCARGA ESTA MONOGRAFÍA EN TU PC
Esta monografía en formato html para que puedas guardarla en tu pc e imprimirla.



Vínculo Patrocinado




Aquí te dejamos la descarga gratuita
Nota: para poder abrir archivos html solo necesitas tener instalado internet explorer u otro navegador web.




Todos los documentos que integran o forman los papeles de trabajo deben ser archivados de una manera lógica y ordenada de manera que el acceso a la docu-mentación sea fácil y rápido. Por esta razón es necesario elaborar un archivo de los papeles de trabajo.

Para conseguir un archivo correcto de los papeles de trabajo hay que seguir como mínimo las siguientes pautas:

-    Todos los papeles de trabajo, tanto elaborados como recibidos deben ser identificados mediante una referencia.
-    Los papeles se agrupan en dos grandes grupos:
- Los papeles del archivo permanente que como su nombre indica incluye información de interés permanente y susceptible de incidir en futuras auditorías.
- Los papeles del archivo del ejercicio actual que a su vez se dividen en dos subgrupos el archivo de carácter general y el archivo de cada área de trabajo en que se ha dividido la auditoría.

A continuación, y a título de referencia se detalla el contenido de cada uno de estos archivos.

Archivo permanente:



Incluye toda la documentación necesaria para la realización de sucesivas auditorías. A título de ejemplo:

- Normativa aplicable a la entidad.
- Informes de auditoría.
- Plan de cuentas.
- Manuales de procedimiento.
- Contratos que tienen más de un año de vigencia (alquiler, leasing, etc.)
- Inventarios, convenios colectivos.

Archivo del ejercicio:



Contiene información relativa al periodo auditado. A su vez se divide en dos:

Archivo general:

Entre otros contiene los siguientes documentos.

- Cuentas anuales, informe provisional y definitivo.
- Informe definitivo referenciado a las hojas de trabajo.
- Cédula matriz.
- Hoja resumen de ajustes.
- Memorandum de planificación.
- Programas de trabajo.
- Plan de Colaboración.
- Resúmenes Actas Consejo.
- Puntos a considerar en sucesivos controles.
- Personas de contacto.

Archivo de Áreas:

Se estructura como su nombre indica por áreas y está constituido por los papeles de trabajo en que se estructura en cada área. (Memorandum, programa, resumen de ajustes y reclasificaciones del área, puntos de control interno, sumaria, divisionarias y documentos probatorios).

Para la adecuada organización del trabajo es necesaria la existencia de un sistema de referencias cruzadas que permita:

-    Organizar los papeles de trabajo.
-    Identificar la ubicación de cada hoja de trabajo.
-    Relacionar la información contenida en una hoja de trabajo con la incluida en otras.

El sistema se basa en una combinación de letras y números. El sistema de referencias que se utiliza en la IGAE es básicamente el siguiente:

Archivos Permanente y General:


- Se identifican por APA y AG.
- Cada uno de ellos se estructura en bloques de documentación (APA1, APA2, etc.)
- Se utiliza una segunda numeración para identificar cada uno de los documentos del bloque: (APA 1.1) (APA1.2, etc.)


Archivo de Áreas:


La estructura de las referencias es la siguiente:
X1.1 - 1(n/m)

X:    Letra que designa el área.
1:    Identifica el número del procedimiento de auditoría para cuya realización se elaboró el papel de trabajo.
1:    Identifica la fase del procedimiento de auditoría.
-1:    Documentos soportes que se adjuntan a la hoja de trabajo.
(n/m):    Se utiliza cuando un papel tiene varias hojas, siendo m el número total de hojas y n el número concreto de la hoja.

Con objeto de facilitar la comprensión de los papeles de trabajo, se utilizan marcas de comprobación, también deno-minadas “tiks” o tildes, que explican la documentación examinada y las comprobaciones efectuadas.

Los significados más comunes son:

- Comprobado con.
- Verificada la suma.
- Obtenido de los papeles de auditoría del año anterior.

Ejemplos de marcas de comprobación:

7983.gif

En las auditorías de cuentas es fundamental coordinar la información que se obtiene en las distintas áreas y entre los distintos papeles de un mismo área. Para ello se coloca al lado de los datos del primer papel la referencia del segundo papel y al lado de los datos del segundo papel la referencia del primero.

Excede del contenido de esta ponencia, y también de los conocimientos del ponente exponer un desarrollo sobre la informática aplicada a la auditoría, en todos los aspectos que ello comporta. Sin embargo, si considero oportuno esbozar algunas cuestiones:

La complejidad de los sistemas informáticos de las grandes entidades exige asegurarse  del correcto funciona-miento de estos sistemas. Si bien el auditor clásico utiliza procedimientos que, por vía indirecta (analizando sus resultados desde el inicio del proceso) le permiten detectar errores de funcionamiento, en ocasiones es necesario que un informático profesional verifique la programación. Estas últimas comprobaciones además de más seguras, son más eficientes.

En todo caso, el auditor debe disponer de los instrumentos necesarios para extraer y tratar la información contenida en los sistemas informáticos de la entidad auditada. En lo que respecta a la IGAE, en esta faceta existe un alto grado de avance.

En las auditorías que realiza la ONA los auditores utilizan poco el lápiz y el papel que ha sido sustituido por ordenadores portátiles.

El primer paso del trabajo de campo de una auditoria es importar la contabilidad, para ser posteriormente tratada mediante aplicaciones ofimáticas muy potentes que permiten la elaboración de la información base de los papeles de trabajo, clasificando dicha información en función de necesidades concretas. Los propios papeles se elaboran en el ordenador.

Además de las herramientas ofimáticas “multiusos” existen en el mercado otras que han sido desarrolladas específicamente para el desarrollo de la auditoría. Estas herramientas tienen la ventaja de que han sido programadas teniendo en cuenta las necesidades del auditor. La IGAE ha elaborado su propia aplicación informática para la elaboración de auditorías. Dicha aplicación que se denomina Auriga se encuentra en fase de implantación. Estas aplicaciones disponen de utilidades para importación de la contabilidad del gestor, elaboración de papeles de trabajo, consultas, selección de muestras, etc.

En los últimos años, las firmas multinacionales de auditoría están comercializando aplicaciones informáticas que contemplan de forma integrada los trabajos de auditoría, y son muy valiosas para la organización de la auditoría.

Los programas de auditoría se introducen en el sistema estructurados en pasos de auditoría. Los auditores van asociando a cada paso de programa los ficheros informáticos que contienen la información auditada. El supervisor posteriormente examinará en el ordenador el trabajo efectuado y también dejará constancia en el mismo de la revisión. Los documentos que han sido proporcionados en papel son escaneados para introducirlos en el sistema.

Para garantizar que los trabajos se han realizado adecuadamente es imprescindible que el trabajo de cada auditor sea revisado por otro de nivel superior. Por otra parte, debe existir una supervisión de nivel superior, a realizar por el Interventor responsable de la auditoría que le permita tener un conocimiento detallado del trabajo desarrollado y, en consecuencia, estar en condiciones de asumir la responsabilidad de la auditoría.

La supervisión se concreta en un conjunto de actuaciones, entre las que cabe destacar las siguientes:

- Proporcionar instrucciones a los distintos miembros del equipo.

- Revisar el trabajo que se está efectuando asegurándose de que:

-    Se están cumpliendo las normas de auditoría.
-    Se están siguiendo los programas de trabajo aprobados.
-    Los papeles de trabajo se están elaborando adecuadamente, de modo que permitan soportar las conclusiones y recomendaciones incluidas en el informe.
- Modificar los programas de trabajo, si se considera necesario en función de los resultados que se van obteniendo.
- Asegurarse de que existe una transmisión de información adecuada entre los integrantes del equipo.
- Resolver las diferencias de opinión que puedan surgir entre los distintos equipos.
- Revisar el trabajo efectuado dejando constancia de dicha revisión en los papeles de trabajo.

En la práctica, y con algunas variaciones en función del tamaño y complejidad de la auditoría existen tres niveles de supervisión.

- La supervisión inmediata realizada por el supervisor de auditoría, que resuelve sobre la marcha las cuestiones ordinarias que se puedan plantear en la ejecución del trabajo, por ejemplo los problemas de aplicación del programa de trabajo y el posible diseño de pruebas alternativas cuando las previstas no son posibles, y que informa de las mismas al Interventor, reservando a este último la decisión de todos aquellos cuestiones que se consideran relevantes.

- La supervisión que realiza el Interventor. Dicho funcionario tiene la obligación de tener la visión de conjunto del trabajo.
En consecuencia debe verificar con la ayuda del Supervisor que se está realizando correctamente la auditoría, tomando las medidas correctoras nece-sarias si no es así.
Si en el desarrollo de la auditoría surgiera un pro-blema relevante que precisará ser comentado antes de la elaboración del informe con los responsables de la entidad o exigieran actuaciones específicas por parte del Jefe de División, informa a este para conjun-tamente establecer el criterio a adoptar y determinar las actuaciones a realizar (comunicación verbal al gestor, comunicación por escrito, consulta a otros órganos, etc).

- La supervisión que realiza el Jefe de División, que se centra en la decisión sobre aquellos aspectos que han de incluirse en el informe, y la forma en que se expondrán en el informe, la calificación que se dará a los mismos y por supuesto en el caso de las auditorías de cuentas el tipo de opinión a formular. Es reseñable en relación con esta cuestión que en la IGAE está establecido el sistema de doble firma, la del Interventor responsable del trabajo y la del Jefe de División y que dicho sistema de doble firma se aplica tanto para los informes provisionales y definitivos.
Dicho sistema ha dado un muy buen resultado práctico.
El hecho de que dos funcionarios asuman las conclusiones y recomendaciones garantiza el rigor en su elaboración en sus aspectos formal y material y elimina en gran medida la existencia de sesgos derivados de las relaciones más o menos cordiales que se hayan producido entre las personas que ejecutan directamente el trabajo y los encargados de la gestión.
Alguien se puede preguntar que ocurre si el Jefe de División y el Interventor discrepan en algún punto concreto y el Interventor se niega a firmar algo con lo que legítimamente no está de acuerdo. En ese caso, el informe será firmado únicamente por el Jefe de División.

Los resultados de las auditorías  se plasman en informes. Al igual que el resto de las fases de auditoría, la elaboración de dichos informes está sometida a una metodología.

Por lo que respecta a la auditoría de cuentas, dicha metodología ha sido desarrollada, en las NASP y en la Norma Técnica sobre los informes de Auditoría de las Cuentas Anuales emitidos por la Intervención General de la Administración del Estado.

Como se ha señalado anteriormente, en dicho informe se refleja la opinión técnica del auditor acerca de si las cuentas anuales de las entidades objeto de control representan, en todos los aspectos significativos, la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera, de los resulta-dos de la entidad y, en su caso, de la ejecución del presu-puesto de acuerdo con las normas y principios contables y presupuestarios que les son de aplicación y contienen la información necesaria para su interpretación y comprensión adecuada.

Antes mencionábamos la existencia de distintos tipos de opinión: favorable, favorable con salvedades, desfavorable y denegación de opinión.

En los informes de auditoría de cuentas emitidos por la IGAE ha de figurar siempre un apartado en el que se explican aquellos hechos o circunstancias que originan que el auditor no emita una opinión favorable. La Norma los clasifica en los siguientes:

Limitaciones al alcance:


Son restricciones en la aplicación de las normas y procedimientos de control que impiden al auditor obtener evidencia suficiente pertinente y válida sobre la represen-tatividad de las cuentas anuales por insuficiencia de la información o documentación obtenida.

Conviene hacer algunas precisiones sobre este concepto:

- No se considera una limitación ninguna decisión adoptada por el órgano de control.
- Las limitaciones pueden tener su causa en el propio órgano controlado o en situaciones ajenas a la voluntad de éste.
- La existencia de limitaciones al alcance no exime al auditor de informar de aquellos hechos relevantes que haya comprobado.

Los casos más frecuentes son la no aportación de documentación que el auditor considera relevante para emitir su opinión o la existencia de graves deficiencias de control interno que impidiesen la aplicación de técnicas selectivas para obtener evidencia sobre la razonabilidad de los saldos o transacciones, aunque en este último caso el auditor puede optar por efectuar comprobaciones exhaustivas.

Incertidumbres:



Situaciones, condiciones o conjunto de circunstancias de cuyo desenlace final no se tiene certeza por depender de que se produzca o no algún hecho futuro cuya valoración no pueda ser estimada de forma razonable por la entidad, ni por tanto, conocida su incidencia patrimonial.

Las incertidumbres mas frecuentes son las denominadas contingencias fiscales y judiciales. Las primeras se producen como consecuencia de interpre-taciones contradictorias de la norma fiscal entre la entidad y las autoridades fiscales, o sin haberse producido inspecciones tributarias entre el auditor y las entidades auditadas.

A la hora de calificar o no como incertidumbre una contingencia, el auditor tiene que valorar, de acuerdo con su juicio profesional, la eventualidad de que produzca una pérdida patrimonial como consecuencia de actuaciones de la Inspección Tributaria.

Las contingencias judiciales son aún mas difíciles de valorar por la entidad auditada y por el auditor. Generalmente están originadas por demandas en que terceros solicitan indemnizaciones por actuaciones que consideran no ajustadas a derecho. En el ámbito público, son también comunes las derivadas de recursos contra liquidaciones de los derechos tributarios que constituyen recursos de las entidades, o contra las normas que regulan dichos recursos.

Errores o incumplimientos de principios y normas contables:



El auditor debe detallar y cuantificar los errores y omisiones significativas en las Cuentas Anuales, así como los derivados de la utilización de normas y principios contables distintos de los que sean de aplicación.

Ya he explicado con anterioridad qué se entiende por significativo.

A efectos de la exposición pueden ser útiles una serie de pautas:

- Los errores o incumplimientos deben agruparse cuando sean de la misma naturaleza. De otro modo la exposición resulta farragosa.
- En ningún caso pueden efectuarse compensaciones entre saldos de distinto signo (acreedores con deudores, ingresos con gastos, etc.)

Es conveniente separar aquellos que deberían dar lugar a ajustes de aquellos que deben dar lugar a reclasificaciones. Por ajuste se entiende aquel error o incumplimiento que afecta a los resultados y a los fondos propios de la entidad. Por reclasificación cuando se ha producido un defecto de la clasificación dentro del Balance de Liquidación del Presu-puesto, de la Cuenta de Resultados o del Estado de Liqui-dación del Presupuesto.

Omisiones o errores en la memoria:



La Memoria es un estado integrante de las Cuentas Anuales. Debe contener toda la información contenida en la normativa reguladora y cualquier otra información que sea relevante para la interpretación y comprensión de las Cuentas Anuales.

A la hora de evaluar la Memoria, dado que por su carácter cualitativo no es posible establecer con carácter general criterios de materialidad preestablecidos, el auditor debe hacer uso de su experiencia y criterio para valorar en qué medida la información omitida o errónea es suficientemente relevante para dar origen a una salvedad.

Incumplimientos de la normativa presupuestaria:


El tratamiento de los incumplimientos presupuestarios fue objeto de una intensa polémica en el ámbito de la Comisión de Normas Técnicas.

Finalmente, la mayoría de la Comisión estableció el siguiente tratamiento:

- Los incumplimientos presupuestarios que se producen en las Entidades con presupuesto limitativo y son significativas afectan la imagen fiel del mismo modo que los incumplimientos de normas y principios contables. La polémica se plantó precisamente en ese punto porque la normativa de elaboración del presupuesto no permite reconocer al presupuesto una obligación, si no existe crédito presupuestario aunque desde el punto de vista económico ésta exista.
- Los incumplimientos presupuestarios que afectan a la imagen fiel deben figurar como salvedades en el informe.
Los incumplimientos presupuestarios que por su menor importancia cuantitativa se considera que no afectan a la imagen fiel deben figurar en párrafos independientes.
- En las Entidades con presupuesto estimativo los incumplimientos presupuestarios no afectan a la imagen fiel y por tanto no suponen una excepción a la opinión y, por tanto no figuran como salvedades en la opinión, aunque si como párrafos independientes.

Hasta aquí hemos descrito los distintos hechos y circunstancias que tienen incidencias en la opinión.

Los distintos tipos de opinión están tasados y su redacción se debe efectuar de acuerdo con lo previsto en los distintos modelos que acompañan a la Norma.

Las NASP y la Norma Técnica de informes establecen los distintos tipos de opinión que el auditor puede formular precisamente en función de la existencia o no de los hechos o circunstancias a que ha hecho referencia anteriormente y de su relevancia. Los tipos de opinión admitidas por las Normas son las siguientes:

- “Opinión favorable



Cuando el auditor observara que las Cuentas anuales presentan la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de sus operaciones y contienen la información necesaria y suficiente para su interpretación y comprensión adecuada, de conformidad con las normas y principios contables que son de aplicación.
En el caso de que el Estado de Liquidación del Presupuesto forme parte de las Cuentas anuales, cuando el auditor observara que se han cumplido razonablemente las reglas y normas presupuestarias contenidas en el Texto refundido de la Ley General Presupuestaria o en la normativa presupuestaria específica aplicable a determinadas entidades, o existiendo incumplimientos estos no afectan de forma significativa a la imagen fiel.

- Opinión favorable con salvedades



Cuando el auditor observara que existen limitaciones al alcance, incertidumbres, errores o incumplimientos de los principios o normas contables, cambios en los principios o normas contables que no son aceptados por el órgano de control, insuficiencia o defectos en la presentación de la información.
En el caso de los organismos y entidades sujetos al PGCP cuyo presupuesto de gastos tiene carácter limitativo cuando se hayan producido incumplimientos de los principios presupuestarios contenidas en el Texto refundido de la Ley General Presupuestaria o en la normativa presupuestaria específica aplicable a determinadas entidades, que afecten de forma significativa a la imagen fiel.
Al emitir una opinión con salvedades, el auditor deberá utilizar la expresión “excepto por”, y hará referencia al apartado del informe en el que se habrá descrito claramente la naturaleza y las razones de la salvedad y su efecto sobre las Cuentas anuales, cuando el mismo pueda ser cuantificable.

- Opinión desfavorable



Cuando el auditor haya identificado errores o incumplimientos de principios o normas contables, insuficiencia o defectos en la presentación de la información, o incumplimientos de las reglas o normas presupuestarias que afecten a las Cuentas anuales, en cuantía o conceptos muy significativos, deberá emitir una opinión desfavorable.
El auditor manifestará que debido a la importancia de los aspectos destacados en el correspondiente apartado del informe, las Cuentas anuales, no presentan la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera o presupuestaria y los resultados de sus operaciones de conformidad con las normas y principios contables y presupuestarios que son de aplicación.

- Denegación de opinión



Sólo cuando el auditor se encuentre con limitaciones y/o incertidumbres de importancia o magnitud muy significativas que le impidan obtener la evidencia necesaria para formarse una opinión sobre las Cuentas anuales, debe manifestar en su informe que no le es posible expresar una opinión sobre las mismas.
El auditor manifestará que debido a la importancia de las limitaciones y/o incertidumbres descritas en el apartado correspondiente del informe no puede emitir una opinión sobre las Cuentas anuales.
La abstención de la opinión sólo se formulará en aquellos casos en que resulte imprescindible y, como regla general, el auditor procurará emitir una opinión con las salvedades que resulten precisas, a fin de procurar en lo posible el máximo cumplimiento de la finalidad informativa que corresponde a la auditoría.
En aquellos casos en que por haberse producido las circunstancias previstas en esta norma, el auditor haya denegado la opinión, y además haya evidenciado errores o incumplimientos significativos de principios y normas contables o presupuestarias, el auditor señalará esta circunstancia en un párrafo que figurará seguidamente al de denegación de opinión y remitirá al apartado de Resultados del trabajo donde se habrán detallado dichos errores e incumplimientos.

En la sección de opinión, asimismo, se pondrá de manifiesto si la entidad ha cumplido o no con las reglas presupuestarias que le son de aplicación.

Si estos incumplimientos, en aplicación de lo dispuesto en la Norma Técnica sobre evaluación de la importancia relativa afectan a la imagen fiel, se considerarán como salvedades en el párrafo de opinión. En el caso que se hayan detectado incumplimientos que no superen el umbral de materialidad, pero que se consideren significativos, se pondrá de manifiesto esta circunstancia en un párrafo independiente al de la opinión y se efectuará una referencia a la Sección de Resultados del Trabajo en la que figurará detalle de los mismos.”

Hemos descrito anteriormente las distintas salvedades que puede contener un informe de auditoría de cuentas, así como los distintos tipos de opinión que puede contener dicho informe. Pero conviene advertir que en los informes de auditoría de cuentas puede existir otra información adicional referida a hechos que si bien no afectan a la imagen fiel, son importantes desde la perspectiva de la situación económica de una entidad o de su gestión o desde la perspectiva del cumplimiento de la legalidad. Son los siguientes:

Párrafos de Énfasis: Se refieren a aspectos como variaciones muy significativas en los resultados o en la composición patrimonial, en la liquidez, en la solvencia, en el grado de endeudamiento, variaciones muy significativas en partidas de gasto o ingresos. Se trata de aportar en el propio informe de auditoría información que se considera muy importante y que el auditor quiere que no pase desapercibida.

También se pueden incluir en estos párrafos la descripción de hechos concretos que se considera oportuno que el lector del informe conozca. Por ejemplo, defectos muy importantes de gestión.

Párrafos referidos a aspectos de legalidad: La Norma Técnica obliga a que cuando en el desarrollo de la auditoría de cuentas se detecte un incumplimiento grave de legalidad sea expuesto en un informe adicional. No obstante, cuando se considere que el incumplimiento legal revista especial relevancia, también prevé que se anticipe dicha información en el informe de auditoría de cuentas. En todo caso, cuando dichos incumplimientos se refieren a la normativa presupuestaria deben figurar como párrafo independiente.

Con lo expuesto anteriormente he descrito en líneas generales el contenido del informe de auditoría de cuentas.

Obviamente en dicho informe también se ha de incluir información sobre el objeto de la auditoría, la normativa que regula la misma, etc. Ahora con objeto de ofrecer una visión sistemática de su contenido, voy a efectuar una breve síntesis de su esquema:


I.    Introducción.



Destinado a incluir información sobre el órgano que realiza la auditoría, la competencia, normas de auditoría aplicables, así como distintos hitos de la auditoría:
- Fecha de formulación y puesta a disposición de las cuentas.
- Fecha de remisión del informe provisional para alegaciones.
- Existencia o no de alegaciones y de observaciones del auditor a dichas alegaciones.

II.    Objetivo y alcance



Se describe el objetivo de la auditoría y se identifican las cuentas anuales objeto de la misma.
Se indicará expresamente si han existido o no limitaciones al alcance y si se hubieran producido, se efectuará una remisión al apartado de Resultados del Trabajo.

III.    Resultados del trabajo



Este apartado únicamente se incluirá cuando se hayan producido salvedades u otros hechos relevantes que el auditor considere oportuno mencionar.

IV.    Opinión.



En función del tipo de opinión a formular se utilizarán distintos párrafos de entre los descritos en la propia norma.
Si se hubieran producido incumplimientos presu-puestarios que por sus características no afecten a la imagen fiel fueran relevantes, se incluirán como un párrafo adicional al de opinión.

Una vez que conocemos el contenido y estructura de los informes de auditoría de cuentas debemos efectuar una referencia al procedimiento de tramitación de los mismos, que se encuentra lógicamente condicionado por el proceso de rendición de cuentas:

De acuerdo con la Ley General Presupuestaria todas las Entidades Públicas han de rendir sus cuentas al Tribunal de Cuentas por conducto de la IGAE.

El proceso comienza con la formulación de las cuentas por los órganos competentes de las Entidades, formulación que se debe producir antes del 31 de marzo de cada año.

Las cuentas formuladas son puestas a disposición de los auditores que una vez realizada la auditoría, emiten un informe denominado provisional. Dicho informe es sometido a las alegaciones de la entidad auditadas, que dispone a tal efecto de un plazo de 15 días hábiles. Finalizadas las alegaciones se emite el informe definitivo. Un aspecto procedimental importante es que si la entidad auditada contradice en sus alegaciones el informe provisional, el auditor debe elaborar un documento de observaciones en el que explica las razones por las cuales modifica o no modifica el informe provisional.

El informe definitivo deberá ser emitido en el plazo de tres meses a partir de la formulación de las cuentas y será remitido a los distintos destinatarios (la entidad auditada, su órgano de tutela y la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos). La Intervención General puede decidir que dicho informe se remita también al Ministro de Hacienda.

La Entidad aprueba y rinde las cuentas dentro de los siete meses siguientes a la terminación del ejercicio económico, debiendo remitir las mismas al Tribunal de Cuentas por conducto de la IGAE.

Finalmente, el Presidente de la entidad auditada aprue-ba las cuentas, debiendo ser rendidas al Tribunal de Cuentas por conducto de la IGAE.

Por otra parte, la IGAE es la responsable de la Cuenta General del Estado en la que se integran las cuentas rendidas por las distintas entidades.

Debo concluir refiriéndome brevemente a un asunto muy relevante que ha estado presente a lo largo de esta exposición, pero que hasta ahora no había abordado de forma específica: El tratamiento de la legalidad y de la adecuación a los principios de buena gestión financiera en las auditorías de cuentas.

Hay que señalar en primer lugar que en muchos organismos públicos la IGAE tiene destacadas Intervencio-nes Delegadas que realizan lo que denominamos control financiero permanente. Dichas Intervenciones emiten además de los informes de auditoría de cuentas, informes referidos al cumplimiento de la legalidad y los principios de buena gestión financiera. En estos casos los procedimientos de auditoría utilizados están destinados precisamente a verificar estos aspectos en distintas parcelas de gestión (contratación administrativa, gestión de personal, liquidación y recaudación de ingresos, gestión presupuestaria, etc.).

Cuando la IGAE no tiene Intervención Delegada desta-cada en una entidad determinada puede decidir obviamente la realización de una auditoría de cumplimiento legal o de una auditoría operativa. Esto se realiza de forma periódica o a petición de los órganos de tutela de la entidad.

Pero, en todo caso, la IGAE tiene la obligación de efectuar la auditoría de cuentas. En el desarrollo de la auditoría de cuentas se detectan incumplimientos de legalidad, prácticas contrarías a los principios de buena gestión financiera, o debilidades de control interno contable.

De acuerdo con la Norma Técnica de Informes de auditoría de cuentas, dichas circunstancias deben ser expuestas en un informe adicional al de auditoría de cuentas. Al objeto de sistematizar dichos informes, la IGAE ha elaborado la correspondiente Norma Técnica. Hay que tener en cuenta que con carácter general los resultados que se contienen en dichos informes son resultado de un trabajo diseñado para emitir opinión sobre las cuentas, y así se pone de manifiesto en el párrafo de alcance de dichos informes.

Sin embargo, a la vista de la información obtenida el auditor puede ampliar el alcance y aplicar procedimientos de auditoría adicionales a los que hubieran sido necesarios para opinar sobre las cuentas.

Autor:

Alberto Girón





Creative Commons License
Estos contenidos son Copyleft bajo una Licencia de Creative Commons.
Pueden ser distribuidos o reproducidos, mencionando su autor.
Siempre que no sea para un uso económico o comercial.
No se pueden alterar o transformar, para generar unos nuevos.

 
TodoMonografías.com © 2006 - Términos y Condiciones - Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. Creative Commons License